Aunque se estima que aproximadamente el 30% de los negocios formales de la entidad bajaron las cortinas, se debe tomar en cuenta que aún no es posible cuantificar el daño que dejó el 2020 en el sector comercial, en donde se tendrá que hacer frente al reto de llevar un trabajo pertinente para lograr que la economía repunte, manifestó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Humberto Martínez Guerra.
Ha transcurrido la primera quincena de enero y más que el inicio de una cuesta, ha quedado de manifiesto que se viene de una crisis donde la economía ha estado más castigada, desde marzo del año pasado, en que por decreto, se tuvieron que cerrar actividades no indispensables, lo que pegó fuerte en varios giros comerciales y ahora, para subir ventas, será difícil.
Por el momento hay giros más beneficiados como es el de la medicina, pues se ha valorado para bien que es la parte más importante para las personas, pero los comerciantes están presionados no sólo ante la necesidad de tener ingresos, sino también de cumplir para con sus empleados y las instancias recaudadoras de los distintos órdenes del Gobierno, “pero son cosas a las que tenemos que hacer frente”.
Los cierres de tiendas, sobre todo micro y pequeñas es probable que se sigan dando en el transcurso de las semanas, pues hay comerciantes que no están en condiciones de soportar tener menos ventas, menos ingresos y mismas obligaciones que del año pasado, por lo que estimó que será en marzo cuando se pudiera tener el conteo de las tiendas que se quedan y las que se retiran o cambian de giro, “muchas veces no es cuestión de que queramos, es de que se pueda”.
Hay infinidad de casos que aunque se quiera permanecer siendo generador de economía, no se puede, sobre todo cuando el Gobierno Federal ha manejado con torpeza la economía, pues curiosamente México es de los pocos países en el mundo donde hay nulo apoyo para los que producen fuentes de empleo, pero aquí no, por el contrario, hay una embestida.
Martínez Guerra refirió que a nivel estatal se ha hecho un esfuerzo por no soltar a los empresarios y ha habido apoyos, aunque éstos no alcanzan para todos, el hecho de que haya incentivos de distinto tipo, deja ver que cuando se quiere ayudar se logra, pero en el ámbito federal se ha olvidado que la iniciativa privada genera trabajo y aporta riqueza a la economía, pero sólo se han obtenido presiones.