CDMX.- Enrique de Inglaterra reveló el domingo, durante la charla que tuvo con Oprah Winfrey, que él y su esposa, Meghan Markle, habían sido cortados financieramente por la familia real y sólo pudieron sobrevivir gracias a la herencia que le dejó su madre, la Princesa Diana.
“Tengo lo que me dejó mi madre y, sin eso, no hubiéramos podido hacer esto (mudarse a Estados Unidos). Es como si ella lo hubiera visto venir”, agregó el Duque de Sussex.
De acuerdo con el medio Page Six, la herencia fue originalmente de cerca de 8.9 millones de dólares y, con el tiempo, debido a que fue invertida, ganó intereses. (Staff/Agencia Reforma)