Aunque Unai Bilbao fue el anotador del gol con el que Necaxa rescató el empate ayer por la noche ante Monterrey, el héroe tiene que ser Luis Ángel Malagón que confirmó que no se extrañará a Hugo González con una soberbia actuación sacando por lo menos cinco ocasiones claras de gol para los Rayados que se cansaron de llegar al arco de los rojiblancos. Alfonso Sosa alineó a Ángel Malagón; Ricardo Chávez, Julio González, Unai Bilbao, Idekel Domínguez; Claudio Baeza, David Cabrera, Fernando Arce, Jhoao Rodríguez, Juan Delgado; Lucas Passerini En los primeros cinco minutos Avilés Hurtado y Vincent Janssen dieron los primeros avisos en lo que sería una noche larga para la zaga visitante.
Al 12′ Julio González salvó del primero a Necaxa con una barrida excelsa ante la embestida de Janssen que ya preparaba la pierna zurda en otra llegada de los de Mohamed. La primera para Necaxa fue un error en la salida del cuadro local, Passerini quedó mano a manó con Cárdenas, pero fiel a su estilo hasta el momento erró la oportunidad tirando al cuerpo del arquero que reaccionó sacando el disparo que pretendía colarse por debajo de sus piernas.
El show de Malagón comenzó en la recta final del primer tiempo, primero con un tremendo cañonazo de Jesús Gallardo desde la izquierda al primer palo, Malagón reaccionó felinamente mandando a tiro de esquina. En el añadido le sacó otro disparo fortísimo ahora a Celso Ortiz para después a balón parado realizar una atajada elástica ante un cabezazo a quemarropa de Rogelio Funes Mori cerrando la cortina de su portería.
Tuvo que venir de la banca Dorlan Pabón y sacar un gol de otra galaxia para vencer al arquero necexista al 59′. El colombiano tomó la esférica desde las afueras del área casi en la escuadra derecha y sacó tiro potente que se incrustó en el ángulo contrario del arco, no sin antes pegar en el poste en una obra de arte que adelantaba a Rayados. Tan solo dos minutos después Pabón remató con potencia una diagonal matona desde la derecha, pero de nueva cuenta apareció la figura de Malagón con gran manotazo que evitó el segundo de los regios.
La jugada que cambió el partido fue al 76′ con un balón detenido a favor de Necaxa. David Cabrera mandó centro elevado desde la izquierda del mediocampo y el arquero Luis Cárdenas se pasó en su salida, Unai Bilbao casi sin ángulo alcanzó a rematar contorsionando el cuello para marcar un gol de bandera por lo complejo que era mandar el balón a las redes. Los últimos minutos fueron de ida y vuelta con mejores chances para Necaxa que terminó por rescatar un punto en su visita a Monterrey, llegando a cinco puntos en el torneo con lo que siguen en la parte baja de la tabla al ser el puesto 14 de momento.