La Unión Nacional de Padres de Familia se pronunció en contra del proyecto de Norma Oficial Mexicana “PROY-NOM-237-SE-2020”, elaborado por la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía, que tiene por objetivo regular los servicios que brindan las escuelas particulares para evitar que abusen o efectúen cobros excesivos sin aparente justificación.
De ser aprobado, generará una sobrerregulación que traerá como consecuencia costos adicionales de operación para la educación particular, lo que derivará en el incremento de costos, cuotas y afectaciones que pagarán, de forma inevitable, los paterfamilias, aseveró el presidente de la UNPF, Luis Arturo Solís.
Aunque las cuotas no se incrementen, esta regulación causará que el aumento de costos agrave la situación económica de las ya muy laceradas escuelas, pues no es secreto que la pandemia las ha afectado económicamente, al grado que, aproximadamente el 41.66% de las mismas, ha tenido que cerrar sus puertas.
Las familias que han elegido tener a sus hijos en instituciones particulares, o bien los jóvenes que han accedido a estudios superiores en este tipo de instituciones, lo han hecho por las ventajas académicas y de servicios adicionales que este tipo de instituciones ofrecen.
En rueda de prensa, la Unión Nacional de Padres de Familia manifestó que, de ninguna manera, estará de acuerdo con una NOM que genere sobrerregulación en la escuela particular, afectando directamente a los padres de familia en medio de la coyuntura económica que se atraviesa como consecuencia de la pandemia de COVID-19.
Como consumidores de los servicios de educación particular, dijo que los efectos secundarios de esta NOM 237 serán el aumento de costos de operación de las escuelas particulares, costo que, inevitablemente, se trasladará a los bolsillos de las familias mexicanas, lo cual, aunado a la desaparición de escuelas en el marco de la emergencia sanitaria generada por el COVID-19, terminará afectándonos también.
Ante la situación económica adversa por la que cruzan muchas familias y escuelas, la UNPF considera que es poco oportuno implementar la NOM-237, siendo otras las prioridades y necesidades para garantizar el derecho a la educación por parte del Estado.
Por todo esto, los padres de familia piden a las autoridades correspondientes el apoyo para las instituciones educativas particulares a través de incentivos, para que se desarrollen, fortalezcan su oferta, innoven y generen alternativas tecnológicas, virtuales, presenciales y mixtas, más allá de sobrerregularlas, porque eso no conviene a nadie; ni a las familias mexicanas, ni a la escuela particular, ni al propio gobierno en sus diferentes niveles.