Aguascalientes no tiene candidatos a gobernador ni sabe qué partidos habrán de participar en las elecciones de 2022, pero el próximo mandatario ya tiene chamba, por lo que al llegar a la oficina principal deberá seleccionar entre los proyectos propios y los que recibirá de herencia.
Adelantándose a los tiempos, el actual titular del Poder Ejecutivo ha delineado lo que calificó como “bases para el futuro del estado”, lo que claro está, su relevo tendrá la libertad de aplicarlas, reformarlas o desecharlas. Dependerá de lo que tenga previsto hacer y cuáles son las condiciones financieras que enfrente.
A la par que expuso los pilares de lo que considera necesario para hacer de la entidad un lugar de avanzada, Martín Orozco presentó el naciente Instituto de Planeación del Estado, que tiene como finalidad diseñar lo que puede ser el Aguascalientes dentro de 30, 40 y hasta 50 años. El único pero para la ejecución de este propósito es que no se respetan las propuestas de otras administraciones y el mejor ejemplo está en el crecimiento de la capital que se ha dado más allá del Río de Pirules (o San Pedro), mientras que al sur la mancha urbana casi absorbió el área de Peñuelas, no obstante que en ambos casos los expertos señalaron hace 30 años que estas zonas eran mantos acuíferos que necesitaba la ciudad, por lo que no se debería autorizar ningún tipo de fraccionamiento y sin embargo se hizo, y continúa haciéndose.
También se plantea reubicar las vías ferroviarias al extremo oriente de la ciudad, lo que naturalmente será sumamente caro ya que en primer lugar tendrá que haber una serie de expropiaciones, que son hondamente gravosas el tener que indemnizar a los dueños de los terrenos, luego viene la construcción de las vías que no es enchílame la otra. Esta idea de reasentar los trenes se planteó desde 2013 en Guadalajara, como parte de un programa para acelerar el paso de los convoyes, procedimiento que también tendría que hacerse en la capital jalisciense y cuyo proyecto quedó en suspenso por falta de recursos. Se debe considerar que si no hay los 15 mil millones de pesos que cuesta unir por tren a las capitales de Jalisco y Aguascalientes, difícilmente se tendrá para ese trazado.
Un punto en el que seguramente hay coincidencia de lo provechoso que sería llevarlo a la práctica, es crear un polo de desarrollo hacia el centro-norte del estado y de lo cual se comentó Con Usted la semana pasada, en cuanto a fundar una ciudad alterna. El espacio territorial debe de ser mejor usufructuado para darle a los habitantes mayores condiciones de vida y una manera de lograrlo es generar las condiciones, como ampliar el crecimiento industrial que actualmente llega hasta San Francisco de los Romo, lo que traería un beneficio a la capital que actualmente absorbe la mayor parte de la inversión y del empleo. La única manera de acabar con los municipios-dormitorios es que cada uno tenga su propio desarrollo, tal como acontece en otras partes del país.
Lo señalado va concatenado con el asunto del agua, lo que también expuso el gobernador Orozco Sandoval, al considerar que la solución debe ir más allá del municipio capitalino y verla como una política interestatal, teniendo en cuenta que los mantos acuíferos son los mismos, por lo que en materia de captación, uso, reúso y cuidado tienen que ver 10 de los 11 ayuntamientos, toda vez que Calvillo está en una región aparte y al que se le debe dar un trato independiente para que su crecimiento sea a la par que los demás.
Son planes que ojalá le dé seguimiento la próxima administración, como parte de una política transexenal, pensando ante todo que al hacerlo es por el bien del estado, que a final de cuentas debe de ser el alfa y omega de todo funcionario público.

OTROS DATOS

Parafraseando al sabio de palacio, el líder de los camioneros de carga, Roberto Díaz Ruiz, señaló que las alzas al precio del diesel generan un decrecimiento en los ingresos, por lo que tarde o temprano impactará al ciudadano común, que al ser el comprador final es quien paga los platos rotos.
Desde el púlpito de las mañaneras, el mandatario nacional insiste durante sus homilías que se mantiene bajo control el precio de los carburantes, sin embargo quien los adquiere tiene un punto de vista más concreto, por lo que la promesa de congelar los precios no la cumple la administración federal.
Detalló que inexplicablemente en Aguascalientes se vende más caro el litro de diesel, pues ha llegado a 21.34 pesos principalmente en los municipios del norte del estado, lo que afecta el costo del desplazamiento y amplía el del traslado de mercancía.
El problema que encuentran es que mientras a nivel internacional hay variaciones en los precios, a veces al alza y en otras se reduce, aquí lo que llega a un nivel se mantiene por tiempo y luego va hacia arriba, por lo que en ningún momento hay una compensación.
Ante esta situación, el presidente local de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) subrayó que se destina hasta el 50% de los ingresos en pagar los hidrocarburos, por lo que algunas empresas han tenido que aumentar el costo de traslado de mercancía y que luego mayoristas, medio mayoristas y detallistas incrementen el precio de los productos.
Desafortunadamente el más perjudicado es la ama de casa y el ciudadano común, que no tiene otra opción más que pagar más caro los productos de la canasta básica.
Los transportistas tienen tiempo de solicitar al Gobierno Federal que aplique un freno total a los precios de los productos que utilizan, ya que al ser insumos indispensables tienen que pagar lo que exigen los vendedores, pero va de por medio una reducción de sus ingresos y que, como manifiesta, hay empresas que han incrementado el costo de traslado.
Hizo hincapié que hay una variación importante en el diesel, “que es lo que definitivamente más nos afecta”, no obstante tenían la esperanza de que el precio se mantuviera en esta administración, “pero al ritmo que vamos lo más probable es que al término del sexenio el litro esté cerca de los 24 pesos”.
Lo más lamentable es que el pueblo no tiene para dónde hacerse, porque si les incrementan a los transportistas el litro del diesel, ellos lo trasladan al costo del flete y luego los abarroteros de todos los niveles lo aplican a los productos al menudeo.

JARABE DE PICO

Mientras que no estén en la mesa del diálogo los banqueros, en que se bosquejen soluciones y ellos las acepten, el asunto del Registro Público de la Propiedad y de Comercio (RPPC) seguirá estancando. Lo que digan los funcionarios públicos no pasan de ser simples opiniones y deseos de que esto se arregle como por arte de magia. Tan no han podido resolverlo que primero fue el subsecretario de Gobierno quien dijo que ya no había de qué preocuparse y ahora enviaron al director de Gobernación del Estado para “seguir con el diálogo”, cuando lo que les urge a los agentes inmobiliarios, notarios públicos y abogados es que ya se encuentre una respuesta definitiva y ésta será posible en el momento que los representantes de los bancos estén presentes. A nivel administrativo hay el compromiso de “seguir con el diálogo”, pero como que ya se pasó de tueste porque después de 17 meses ya es tiempo más que suficiente para haber logrado una salida. Se requiere saber el porqué los banqueros se niegan a abrir los créditos para la compra-venta de casas usadas y escuchar qué proponen, mientras que no se haga así todo seguirá como al principio, primero con el cuento del hackeo y después cargando la culpa a ex jefes de área del mismo Registro Público, pero está visto que en ambos casos fue sólo un distractor y una forma de querer echar bajo la alfombra las verdaderas causas.