Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Una empresa “facturera” le dio una residencia de más de 15 millones de pesos en Jardines del Pedregal a Héctor Taurino Landa Cabrera cuando se desempeñaba como alto mando del Servicio de Administración Tributaria (SAT).
El 2 de agosto de 2018 la Arrendadora Franllutti entregó la casa en “dación de pago” por un contrato de prestación de servicios -que no se especificó- a quien en ese momento era el Administrador Central de Coordinación Estratégica de la Administración General de Grandes Contribuyentes del SAT.
Cuando la Secretaría de Hacienda inició una investigación interna sobre la adquisición del inmueble ubicado en Iglesia 143, detectó que Landa tenía como única fuente de ingresos los sueldos y salarios como servidor público y no reportó la adquisición de la residencia al Órgano Desconcentrado de la dependencia ni a la Secretaría de la Función Pública, aún cuando estaba obligado.
El funcionario tampoco manifestó en sus declaraciones anuales de ISR los datos informativos sobre otras fuentes de posibles ingresos, de los cuales pudiera derivarse esta operación inmobiliaria.
Desde que salió del SAT en 2018, Landa Cabrera dejó también el servicio público.