Aún con casi un centenar de iniciativas de reforma en materia electoral en el Congreso de la Unión, una reforma sustantiva en la materia no se advierte necesaria, menos aún cuando estamos a un año de que inicie un procedimiento concurrente que culminará en 2021.

Así lo consideró el delegado del INE en Aguascalientes, Ignacio Ruelas Olvera, y puntualizó que el tema, sin embargo, está en el terreno de los legisladores y serán ellos quienes decidan si seguirán adelante o no con modificaciones al marco normativo electoral.

En entrevista reconoció que en ese proceso se ha invitado a funcionarios del INE a participar en foros y charlas respecto de la posible reforma, y la postura general ha sido en el sentido de reformar lo que sea necesario para mejorar el procedimiento, pero no llevar a cabo una reforma de fondo.

Sobre todo teniendo como motivación hacer menos “oneroso” el procedimiento electoral mexicano que, a la vista de algunos, cuesta mucho cuando en realidad eso es una falacia, aseguro Ruelas Olvera.

En ese sentido indicó que si el INE ejerce la cantidad de recursos que a algunos ojos son muchos, deriva de determinaciones de los legisladores que han encomendado una serie de actividades, ajenas al proceso electoral, pero cuya ejecución implica gasto.

Destacó al respecto la administración de tiempos de radio y televisión, que no es una función del proceso electoral, como tampoco lo es la fiscalización de los recursos de los partidos políticos o la resolución de controversias de procedimientos sancionadores pues el INE no es jurisprudencial, sino administrador.

No obstante cumple esas funciones que le marca la ley, como también lo hace al entregar el financiamiento público a los partidos políticos, que tampoco es parte del procedimiento electoral.

Ruelas Olvera recordó que el proceso electoral en México se ha desarrollado tanto y tan bien que más de 600 misiones internacionales han venido a conocerlo en su estructura, normatividad y alcances, pues se trata de un modelo ejemplar para muchos países.