Francisco de Anda 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- El terremoto de este 19 de septiembre cimbró el suelo del Estado, pero también afectó a su patrimonio edificado.

Seis templos, un teatro, un museo y una biblioteca es el saldo de afectaciones al patrimonio cultural que dejó el sismo en Jalisco, aunque no hubo daños serios a esta la infraestructura, según reportes del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Protección Civil del Estado y la Diócesis de Guadalajara.

El Museo Regional de Guadalajara, inmueble del Siglo 18 que forma parte de la Red de Museos del INAH, registró un par de desprendimientos en los aplanados de la planta alta.

La directora del recinto, Blanca Alicia Martínez, apuntó que no son afectaciones serias, pero se decidió cerrar el inmueble por la seguridad de los visitantes.

En el Teatro Degollado, inaugurado el 13 de septiembre de 1866, hubo vidrios rotos, aseguró el director de Protección Civil y Bomberos de Jalisco, Víctor Hugo Roldán Guerrero.

«Se reportaron fracturas de vidrios, no vitrales antiguos, ni nada por el estilo, pero los daños se registraron en la parte baja, en la zona de la planta baja», precisó.

Con el movimiento telúrico también se reportó el desprendimiento de un «florete» de cantera del Templo de Nuestra Señora de la Merced, que se habría construido a mediados del siglo pasado, cuando se hicieron reformas al atrio de la iglesia que data del Siglo 18, apuntó el padre Eduardo Gómez Becerra, de la Comisión de Arte Sacro de la Diócesis de Guadalajara.

Por su parte, el Alcalde de Guadalajara, Pablo Lemus, anunció el reforzamiento de la torre principal del dicho recinto religioso, ya que presenta un daño previo al sismo del lunes.

«Se ha decidido hacer un fortalecimiento de la estructura de la torre principal», abundó.

«Lo único que se va a hacer es un reforzamiento de las coronas que se tienen en los pilares del Templo de la Merced y en la parte alta de la torre del Templo de la Merced hacer un reforzamiento estructural muy parecido al que hicimos en los arcos del Hotel One».

Lemus agregó que en el Templo de San Agustín, inmueble del Siglo 17, se registró la caída de un fragmento sobrepuesto de cantera, aunque no presenta daño estructural.

Además de estos dos templos, ubicados en la capital del Estado, se tuvieron afectaciones en la Catedral de Ciudad Guzmán, que data del Siglo 18, informó Roldán Guerrero. La iglesia sufrió deterioro en la cúpula y debió cerrar sus puertas para evitar algún accidente.

El funcionario añadió que también se registró desprendimiento de enjarre en otros tres templos ubicados en los municipios de San Gabriel, Ocotlán y Tototlán.

También se reportaron daños en la Biblioteca Municipal de Tizapán El Alto.