Los antiguos aconsejaban que se debe reflexionar antes de actuar para no quedar atrapado en algún momento, por una situación que tal vez entonces se consideraba necesaria pero al final tuvo efectos contrarios.

Esto viene a comentario por las disposiciones que hay de los palacios de gobierno y municipal capitalino, de aplicar medidas que sin duda serán negativas para el sector de la población a las que van dirigidas.

La Secretaría de Finanzas del Estado adelanta que habrá una redada en contra de más de 250,000 propietarios de vehículos que no han pagado tenencia, cambio de placas ni verificación.

Por su parte la Secretaría del Ayuntamiento insiste que antes del próximo 15 de octubre se reimplantará un programa de exhibir públicamente a los infractores por faltas administrativas, al cambiarles la detención en las celdas municipales por “trabajo social”.

En teoría los funcionarios están en su papel, ya que para eso se encuentran en el cargo, sin embargo llevar a la práctica ambos programas le acarreará fuertes problemas colectivos a sus jefes, si se considera que desde ahora todo lo que se haga o se deje de hacer tendrá una connotación política, por lo que bien haría el partido que está en el poder sopesar hasta dónde conviene atraer los reflectores en sentido negativo, justamente cuando ya se sienten las “calenturas” por la gubernatura.

Existen elementos para darle soporte a lo descrito. En 1994 el Partido Acción Nacional utilizó el asunto del agua potable para arrebatarle al PRI la hegemonía que mantuvo sobre la alcaldía de Aguascalientes y tres años después sirvió para quedarse con la gubernatura.

Ahora los panistas están en una situación que, en principio, les es favorable, ya que en ambos casos son gobierno, pero decisiones de esa naturaleza pueden dar al traste con todo y que presenten a buenos candidatos.

En el caso del decomiso que se anuncia de miles de automotores, los perjudicados no tendrían empacho alguno en votar por un partido distinto y que junto con sus dependientes directos, familiares y amigos hacen un número bastante elevado, por lo que la lógica sugiere que se deje a la próxima administración que lo haga.

Algo similar podría ocurrir con los denominados “juzgados cívicos”, que según la Secretaría del Ayuntamiento será una nueva forma “de impartir justicia”, por lo que “aquellos que incurran en faltas administrativas que ameriten una detención de hasta 36 horas podrán conmutarla por trabajo social”, que sería labor de reparación o arreglo de camellones, en los parques, jardines y en otras labores que obligadamente debería llevar a cabo personal municipal.

Este tipo de “castigo” se canceló hace bastantes años, al considerarse denigrante que los ciudadanos fueran exhibidos públicamente como reos. En esos tiempos no había defensa de los derechos humanos, pero sí una comunidad que no comulgó con ese tipo de administrar justicia y que ahora se pretende imponer bajo otra denominación, pero que a final de cuentas es lo mismo.

 

VIOLENCIA SIN LÍMITES

Aguascalientes empieza a ser atrapado por la intolerancia, lo que provoca actos irracionales que implica la participación de adultos, jóvenes y adolescentes, al grado que los crímenes son parte de la narrativa que casi a diario se escucha en cualquier parte del estado.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dejó en claro que el mes de mayo fue el más violento en la entidad, con más de tres mil delitos, varios de ellos de fatales consecuencias.

En el informe correspondiente se destaca que fueron 3,149 infracciones las que se cometieron en ese lapso y de ellos 1,567 de carácter patrimonial.

Como ya es tradición, el robo a negocios fue el mayor de todos, lo que llegó a ser el número uno durante el mes pasado. En total fueron 174 casos y de ellos 155 fueron de manera violenta, lo que puso en peligro a quienes laboran en estos lugares, por ende los comerciantes son de los más perjudicados.

De enero al último día de mayo el sector comercio sufrió 741 actos violentos, en segundo lugar quedó el robo a transeúntes al presentarse 138 asaltos en mayo y de ellos el 25% fueron de manera violenta.

Por su parte el robo a casa habitación fue también bastante alto, al llegar a 186, en tanto el robo de vehículos quedó en 115, cuatro menos de los registrados durante febrero anterior, por su parte del hurto de motocicletas hubo 39 denuncias, y otras 65 por el robo de autopartes.

Continúa presentándose los hechos sangrientos con un alto número de fallecidos, sea a balazos o con las llamadas “armas blancas”, lo que debería de ser una llamada de atención para las autoridades de todos los niveles e implementar programas que permitan reducir los actos que dejan dolor y luto en muchos hogares y un elevado número de delitos personales.

En donde se han reducido los actos que dañan al tejido social es el asalto a los bancos y al robo de maquinaria y herramientas agrícola a industrial, de tubos, cables y otros cuerpos o esencias.

 

EL ÚNICO CAMINO

Con temor y todo pero no hay otro camino que hacerlo y es lo que se han propuesto en palacio de gobierno, al anunciar que habrá Ruta del Vino, Festival de las Calaveras, Congreso Nacional Charro y Villa Navidad.

Aunque hay voces que se oponen a que se lleven a cabo eventos masivos, sería un suicidio -económica y comercialmente hablando- no llevarlos a cabo, porque no es posible permanecer inmóviles en espera que se aleje la pandemia.

Los estragos que se vivieron durante 2020 y el primer trimestre del presente año no pueden repetirse, por lo que hay que adoptar las medidas necesarias que permitan armonizar eventos con cuidado personal y colectivo.

La economía tiene que seguir su marcha y la única manera de lograrlo es aplicar medidas que ayuden a evitar el contagio, lo que es posible si cada uno de los participantes hace lo que esté de su parte para lograrlo.

El semáforo sanitario establece las normas que deben cumplirse, con lo cual el sector turístico volverá a ser uno de los motores de la vida beneficiosa de Aguascalientes.

El propósito es llevar a cabo cada uno de los actos programados durante el segundo semestre de 2021 y que si todo tiene el resultado que se espera podrá llevarse a cabo la Feria Nacional de San Marcos en 2022 y el Quincenario y Romería de la Asunción, lo que dependerá del comportamiento que esta vez se asuma.