CDMX.- Dulce habló con franqueza. La cantante de 68 años confesó que sintió la muerte cerca luego de que le detectaron un tumor maligno en el riñón izquierdo; hoy sabe que tiene una segunda oportunidad para disfrutar de su vida.
«Fíjate que yo creo que no tengo un riñón desde hace mucho tiempo, si estaba encapsulado (el tumor) significa que no funcionaba. No servía», expresó la cantante, en entrevista, antes de su presentación del sábado en el Auditorio Cumbres de Monterrey.
«Ahora me dicen: ‘Es que ahora tienes un riñón’. Les digo: ‘He vivido con un riñón desde hace mucho tiempo’. No lo extraño, pero pues lo bendigo porque me protegió quién sabe de qué. Ahora sí que dio su vida por mí», agregó la intérprete, quien fue sometida a una cirugía el pasado 13 de abril.
«Cuando te dicen que tienes un tumor maligno significa que te puedes ir, y de hecho, hasta que te abren y te sacan el tumor se sabe a qué grado tiene daño tu organismo. Los doctores tienen que abrir y ver. Y pues claro que la posibilidad de morir ahí está», explicó.
Dulce aclaró que ya había hecho años atrás un testamento, sólo revisó que todo estuviera en orden. Además, agregó, sólo tiene una hija: «No tengo qué andar repartiendo nada. Sólo es la hija y el nieto», explicó.
Al ser cuestionada si perdió peso por la cirugía, comentó que fue poco.
«Desde antes de la operación estaba yo pesando 55 ó 56 kilos; me dejaron en 50 kilos, pero me siento bien así», dijo. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)