El Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes hizo un llamado a las diferentes representaciones sindicales en el estado, a fin de dar continuidad a la relación estrecha de armonía y coordinación conjunta que ha caracterizado a la entidad y su competitividad.
Su presidente, Pedro Gutiérrez Romo, recordó que en las últimas cinco décadas Aguascalientes no ha presentado una sola huelga en el sector productivo, lo cual fortalece la paz social que se vive en el estado.
“Esto, aunado a un excelente clima laboral que prevalece en Aguascalientes y que se ha logrado gracias a la efectiva y permanente comunicación existente entre los sindicatos que representan los intereses de la base trabajadora”.
En ese sentido, y en alusión a las posturas encontradas que se han suscitado durante la semana en torno a la fuerza trabajadora de la industria automotriz, particularmente de una empresa, convocó a la búsqueda del acuerdo y la claridad de información.
“Especialmente la que llega e impacta a miles de trabajadoras de esa sola empresa de ensamble automotriz que podrían percibir un ambiente de poca estabilidad ante datos opuestos entre una y otra central obrera”.
En ese contexto, recordó que por años Aguascalientes se ha caracterizado por su dinamismo económico y ello indudablemente tiene como fundamento una sólida relación entre empresarios y trabajadores, entre quienes reina un clima laboral distinguido por la paz.
Sostuvo que ante los nuevos retos que se enfrentan en la economía moderna, es fundamental el diálogo y entendimiento entre todos los actores del desarrollo económico y social del estado.
En especial entre el Gobierno, los sindicatos y las empresas, por lo que hay confianza plena en que la entidad podrá mantener esa misma dinámica entre los actores de la productividad local.
Gutiérrez Romo refirió que Aguascalientes con responsabilidad y madurez transitará por el nuevo modelo de relación entre los inversionistas y la fuerza laboral organizada, en especial ante la libertad que tienen ahora los trabajadores de elegir el sindicato de su preferencia, de manera que no se trastoque la paz y estabilidad laboral que caracterizan al estado.