Al rendir su Segundo Informe de actividades, el fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, resaltó que en el actuar de la procuración de justicia no habrá descanso.

Dijo que además, la coordinación y cooperación serán una tendencia que habrán de mantener y que permita avanzar hacia la paz y tranquilidad que se anhela en el estado.

Como muestra, expuso el incremento del 41.5% en la judicialización de carpetas de investigación, de un 65% en el número de vinculaciones a proceso y de un 68% en sentencias condenatorias, durante el 2019. Lo anterior, destacó, “es reflejo de la demanda social por justicia y confianza a la institución”.

En el desglose de datos, informó que incrementó en más del 1000% el número de decomisos de narcóticos diversos, como parte de los 364 cateos registrados.

También que se impuso prisión preventiva contra 1,336 personas, por sus participación en delitos de robo en sus diversas modalidades.

Se obtuvieron 44 vinculaciones por el delito de homicidio doloso, dejando en prisión preventiva a 50 personas y 7 más por el delito de feminicidio.

Por medio de la Unidad de Combate al Secuestro, llevó a cabo la resolución de 13 casos de privación ilegal  de la libertad. Todas las víctimas fueron rescatadas con vida.

Se dictó prisión preventiva a 58 personas, incluyendo extorsionadores. El robo de vehículos disminuyó en 35% en comparación al año anterior. Se registraron 213 vinculaciones a proceso por robo de unidades y robo equiparado. Lográndose recuperar 2 mil 359 vehículos, incluidas motocicletas.

En la Unidad Especializada de Atención Integral a la Mujer, hubo 309 vinculaciones a proceso por la comisión de delitos de carácter sexual o familiar, aumentando en un 77%, a comparación del 2018. Se concedieron 1 mil 376 órdenes de protección, se solicitaron 96 órdenes de aprehensión y 147 personas fueron vinculadas a prisión preventiva.

Por su parte, la Policía Ministerial logró desmantelar un total de 60 bandas delictivas, fueron aseguradas 66 armas de fuego y dos granadas de fragmentación.

Finalmente, un total de 713 unidades de motor fueron aseguradas, así como se tuvo el decomiso de un millón 512 dosis de enervantes retirados en las calles. Además de 22 mil 216 revisiones realizadas y 2 mil 317 mandamientos judiciales cumplimentados, entre los que se encuentran órdenes de aprehensión, arresto y comparecencias.