Con la pompa que se acostumbra en los altos niveles, el secretario de Seguridad Pública del Estado, Porfirio Sánchez Mendoza, refirió el pasado 3 de octubre que desde su llegada a este cargo se encontró que empresas de seguridad privada “contrataban a gente con antecedentes penales”, pero de poco sirve que esté en conocimiento si no se hace algo por evitarlo.

El robo millonario que sufrió el lunes un vecino de un fraccionamiento residencial, que cuenta con caseta de vigilancia y tiene entrada restringida, es el tercero que se lleva a cabo en el mismo lugar, lo que tiene indignados a los habitantes ya que pagan una cuota por un servicio que no se proporciona.

Cada vez que sucede este tipo de sucesos, de inmediato se anuncia que habrá una investigación de todas las empresas y de cada uno de sus trabajadores para determinar si están aptos para desempeñar la labor de resguardo colectivo y si tiene su hoja de vida sin tacha alguna, pero – por alguna razón – hasta ahora todo ha sido de saliva y para salir del paso, por lo que aquellos que contratan esa labor desconocen los antecedentes de quienes les envían para que los cuiden.

A lo único que llegó el citado funcionario policíaco fue que “se está trabajando en la supervisión de este tipo de prestadores de servicios”, no obstante, dijo, la capacitación y continuidad a los lineamientos de seguridad de esos negocios “depende de cada empresa prestadora de servicios”, pero si los envía a la Secretaría de Seguridad Pública para que pase por los centros de control y confianza entonces podrían acreditarse, lo cual no es obligatorio y por lo mismo las empresas no lo hacen, con lo que quedan en estado de indefensión los habitantes de los cotos.

Lo único que pide el titular de la dependencia a las firmas es que asuman más compromiso y certeza en lo que ofrecen, que por lo visto son como las llamadas a misa, puesto que los robos a casas-habitación se suceden sin que se haga una investigación a fondo para determinar bajo qué condiciones funcionan las corporaciones de seguridad privada y sobre todo cuál es el historial de los guardias.

Sánchez Mendoza reconoció que contratan a algunos que tienen antecedentes penales y los colocan en casetas de acceso, lo que se ha buscado que no tengan ese tipo de personal, pero “no todas las empresas – de seguridad privada – son leales”, que por lo visto ni por enteradas se dan de sus puntos de vista y no le hacen caso, tan es así que en ese lugar en tres ocasiones no se han dado cuenta que robaron en las residencias.

Para terminar con este tipo de situaciones debería legislarse a la mayor brevedad, teniendo en cuenta que comercios, fábricas, tiendas departamentales, hospitales y fraccionamientos cerrados, entre otros, se encuentran en serio peligro ya que no saben que la persona que porta el uniforme de seguridad puede estar de acuerdo con una banda de atracadores, lo que pone en serio peligro no sólo los bienes sino la protección personal o familiar.

EN SUS PUESTOS

Como el baisano que tiene mucha labia para convencer al más escéptico, el PRI y el PAN preparan sus tenderetes que exhibirán en las próximas semanas, en la que habrá de todo, desde los frutos de sobra conocidos hasta aquellos que son empacados a última hora.

En el Revolucionario Institucional saben que tienen que remar contra la corriente, pero esta vez no lo harán al “a ver que sale” y bajo la idea de que “lo que pesquen es bueno”, sino que aplicarán la metodología, por lo que esperan obtener el mejor resultado de los últimos años. A nivel de Congreso del Estado tiene una diputación de mayoría y tres de representación proporcional, mientras que en los municipios sólo conserva uno de los once, y en la Cámara de Diputados registra una diputación “plurinominal”. Difícil el panorama, pero no imposible de alcanzar varias metas, lo que dependerá de la unidad interna, de los candidatos que presente y de la organización que tengan en las campañas.

Por lo pronto es el primer partido que da un paso al frente, al anunciar que publicará las convocatorias los días 19 y 20 de diciembre para las diputaciones locales y alcaldías, mientras que el Comité Ejecutivo Nacional llevará acabo el proceso de las diputaciones federales.

Por su parte, Acción Nacional registrará a más tardar el día 14 de este mes el método de selección de candidatos, un día antes de la fecha límite y aunque legalmente tienen hasta enero para tener los nombres, es posible que estén “cantados” a mediados de diciembre, al encontrarse muy avanzadas las pláticas entre los grupos o corrientes de opinión (de presión, califican los más arriesgados).

Los panistas avanzan en caballo de hacienda, al conservar la mayoría en el Congreso del Estado, lo mismo que las tres únicas diputaciones federales de mayoría, además cuatro ayuntamientos, de ellos los tres más poblados del estado, por lo que tiene la obligación de conservar el caudal que tiene, inclusive ir por más en el caso local.

De manera inicial está (casi) en el deber de ganar la alcaldía capitalina, Jesús María y Calvillo, que desde hace tiempo han sido sus baluartes, aunque momentáneamente han perdido esas plazas, pero en la siguiente elección las vuelven a recuperar. Por lo pronto, para la capital se adelantan Leonardo Montañez y Jaime Gallo, que tienen a su favor que podrán seguir haciendo campaña mientras dirigen las secretarías Desarrollo Social y Desarrollo Urbano, respectivamente, ya que según la ley deben separarse del cargo 90 días antes de la elección, esto es hasta marzo, de manera que a nombre del Ayuntamiento seguirán encabezando actos populares y de pasadita dejarán una flor de no me olvides.

Algo que no debe dejarse de lado es que por una regla no escrita el Comité Ejecutivo Nacional es quien designa las candidaturas más importantes, entre ellas las que están en juego en las capitales estatales, de manera que Montañez, Gallo o cualquier otro deben tocar desde ahora las puertas de Marko Cortés y confiar que pronto se resuelva todo, porque la noche los puede atrapar en la espera

Por lo anterior, las olas que se levantan en palacio municipal no son más que un distractor para alimentar el ego de quienes saben de antemano que no serán los elegidos, pero en lo profundo esperan que obre el milagro y se produzca una rebatiña que obligue al CEN a escoger a otro, que podría ser uno de ellos.

Al escucharse la voz de arranque en los búnkeres priistas y panistas, fuerzan a los demás partidos a hacer lo propio, lo que augura que crecerá la bulla a principios de año y por ende se escuchará toda clase de denuncias, de situaciones efectivas o ficticias, pero que sirven para animar el cotarro.

HASTA LUEGO

Primero fue Sergio Arturo Reyes Reséndiz y ahora Ernesto Gutiérrez Gaytán, dos amigos entrañables con los cuales no hubo oportunidad de despedirse. En cuestión de semanas la misma enfermedad los llevó a lugares ignotos, impidiendo las reservas sanitarias acompañar a sus familiares en una sala de velación, pero queda el recuerdo de su afecto, de esa cercanía cultivada a lo largo de varias décadas en que hubo coincidencia en las salas de redacción y en las reuniones fuera del área de trabajo. Ernesto falleció el pasado lunes 9 de noviembre a los 74 años, llevándose el reconocimiento del medio periodístico en general y de manera particular de El Heraldo, donde se inició muy joven y después de laborar en otros lugares concluyó su vida profesional en este mismo Diario, en donde fungió como Jefe de Redacción. Se podrán escribir innumerables palabras laudatorias, pero ninguna será suficiente para demostrar lo que fue como persona, por lo que es preferible tenerlo en las oraciones y confiar en que un día volverá a darse el reencuentro. Hasta pronto, compañero.