El secretario de Seguridad Pública Estatal, Manuel Alonso García, expresó su rechazo a la posibilidad de eliminar la prisión preventiva oficiosa, al considerar que esta medida podría agravar la impunidad en hechos delictivos. Indicó que este tema ha sido objeto de análisis en la reunión nacional de titulares de seguridad pública de las entidades federativas y que su discusión continuará.

Alonso García afirmó que la prisión preventiva oficiosa es crucial para evitar la impunidad, ya que cerca del 98% de los delitos registrados en el país no resultan en sanciones. Detalló que sólo el 10% de los delitos registrados cuentan con una carpeta de investigación abierta y que apenas el 1.5% de estos casos resulta en sentencias de castigo. “Es un grave problema que afecta el sistema de justicia penal acusatorio, otorgando mayores herramientas a las personas que han cometido un delito para evitar la cárcel y eludir su sanción”, explicó.

Además, advirtió que es necesario poner mayor énfasis en la atención a las víctimas del delito, quienes pueden quedar en vulnerabilidad, mientras que las jurisprudencias favorecen a los delincuentes, permitiéndoles recurrir al amparo indirecto.

El Secretario detalló que la posible eliminación de la prisión preventiva oficiosa también podría perjudicar a los policías, quienes realizan detenciones y presentan a presuntos responsables ante los ministerios públicos.

Expuso que medidas como la tipificación del delito de portación de arma prohibida, a través de reformas al código penal, han contribuido a una reducción en los homicidios violentos en riñas donde se usan objetos punzocortantes. “De esta manera, se evita que personas que podrían intentar causar daños graves con el uso de este tipo de armas estén en la calle, al imponer sanciones de cuatro años de prisión”, concluyó.