Hasta en un 50% cayó la demanda de usuarios del transporte público urbano ante la contingencia sanitaria por el COVID-19, por lo que en la actualidad sólo un 70% de los camiones urbanos están en servicio, señaló el dirigente del Sindicato de Choferes, Roberto Mora Márquez.
Afirmó que derivado de la contingencia donde el grueso de la población usuaria, son estudiantes y amas de casa -actualmente bajo resguardo-, ha mermado el ingreso con unidades con demanda disminuida hasta en 50%, lo que orilló a detenerlas y en su caso estos descansos han servido para que los choferes apoyen en el mantenimiento de los camiones o bien para arreglar ciertos detalles.
Por lo que respecta a los choferes que sí están trabajando en sus rutas, Mora Márquez dijo que hacen hasta lo imposible por protegerse de un posible contagio por coronavirus y en tal sentido, han tenido todo el apoyo de las empresas y de la Coordinación de Movilidad, quienes han dotado de los productos necesarios para hacer frente a la contingencia, en cuanto al gel antibacterial, cloro y líquido limpiador, a fin de desinfectar las unidades.