Arturo Sánchez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Así como en Estados Unidos, el canto de ‘playball’ tendrá que esperar también en México.
El calendario de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) tenía marcado el inicio de la fiesta esta noche con el partido inaugural entre los Sultanes de Monterrey contra Acereros, en Monclova, pero la pandemia global del COVID-19 les cambió la jugada.
Tras la postergación del inicio de la temporada 2020 de la LMB, las grandes figuras del circuito esperan su turno.
Por ello, Bartolo Colón, quien jugará con el campeón Acereros de Monclova, disfruta del receso obligado en su natal República Dominicana y muestra en sus redes sociales, principalmente Instagram, que aún le queda un buen rato para jugar en la pelota profesional a sus 46 años.
Pero también hay incertidumbre. Algunos jugadores desconocen desde cuándo se les comenzará a pagar, pese a que su directiva ya ha dicho que a partir del primer juego recibirán su salario.
Hasta ayer la LMB proyectaba iniciar sus actividades, ya con el “nuevo” cambio, con el encuentro entre la “Furia Azul” y Sultanes el 11 de mayo.
Los dueños de los equipos estaban a la espera del discurso del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, brindado ayer, para realizar una junta en la que se estudiaría un nuevo ajuste al calendario.
Una cosa está clara. Cuando todo regrese a la normalidad, los más vitoreados no serán los jugadores en el diamante, sino el personal médico que pelea contra el coronavirus.

102 partidos conforman el calendario regular, pero éste podría ser modificado.
95 Temporadas las que cumpliría la LMB este año.