El director del Instituto del Agua, Evaristo Pedroza Reyes, alertó sobre la posibilidad de un ciclo agrícola comprometido si las precipitaciones esperadas no se materializan este año, lo que pone en riesgo la actividad económica de los agricultores, particularmente los que se abastecen del Distrito de Riego 001.
Destacó la preocupante condición de las presas en la región, señalando que la capacidad de almacenamiento de la Presa Calles, vital para el distrito mencionado, se encuentra al 20%. Esta realidad pone en jaque el ciclo de cultivo primavera-verano.
En respuesta a la emergencia, el Inagua ha tomado medidas para el consumo urbano y el apoyo al sector agrícola. Se continúa el suministro de agua por pipas a los 11 municipios del estado, una iniciativa que empezó con la pandemia y se extendió por la sequía del año pasado; ya adquirieron dos pipas más, enfocándose en las zonas más necesitadas.