Instituciones bancarias y establecimientos ubicados en la Zona Centro de la ciudad y en el Mercado Terán, continúan operando en algunos casos sin aplicar  filtros sanitarios a favor de sus clientes.

En un recorrido realizado por las principales calles de la ciudad, constatamos también que a pesar de que el número de casos positivos y sospechosos de Coronavirus ha ido a la alza, hay personas que se resisten a utilizar cubrebocas y mantener su sana distancia.

A las afueras de la sucursal bancaria ubicada sobre Madero, casi esquina con Morelos, la fila de personas se prolongaba por varios metros, en algunos casos personas sin utilizar cubrebocas, sin embargo, para acceder al banco se hacía por medio de ingreso controlado.

En otra sucursal bancaria ubicada a un costado del edificio del Congreso del Estado, la fila era más densa, observándose personas de todas las edades y hasta mujeres embarazadas, difícilmente la gente formada mantenían el metro y medio de distancia recomendada por autoridades del sector salud.

Lo más preocupante se observó en el área de cajeros automáticos, en la cual a pesar de ser limitado el espacio el número de personas era considerable, lo que ocasionó incluso algunas inconformidades entre los presentes por la falta de sentido común del personal del banco, quienes fueron incapaces de poner orden.

Situación similar sucedió en la sucursal bancaria ubicada a un costado de la salida del paso a desnivel de la avenida 5 de Mayo, cuya fila era de más de 50 personas, sin embargo, a diferencia del otro caso, la zona de cajeros era mayormente controlada.

Por su parte, algunos locatarios de una plaza comercial especializada en tecnología, mantienen abiertos sus negocios a pesar de que debería de permanecer cerrada, lo que ha registrado aglomeraciones de personas sin que ninguna autoridad intervenga.

Finalmente, a toda persona que ingresaba al Mercado Terán se le proporcionaba gel antibacterial, aunque también podrían ingresar sin mayores problemas sin utilizar cubrebocas.

Todo lo anterior provocó de acuerdo a un sondeo realizado, inconformidades de parte de los ciudadanos, por las relajadas medidas de seguridad implementada en algunos casos.

“Es increíble que no entendamos todo lo que está pasando y ver que existen negocios sin las mínimas medidas de seguridad. Personas que no toman en serio las recomendaciones, no se vale”, expresó Efrén, un ciudadano que tuvo que salir de su domicilio para realizar una transacción bancaria.