Urge una rectoría en el tema del agua con base en una planeación estratégica que garantice la seguridad hídrica en el Estado y que realmente se tomen definiciones en un tiempo muy rápido dado para mitigar la escasez del vital líquido, así lo estableció el presidente de la Asociación Mexicana de Hidráulica en el Estado, Humberto Blancarte Alvarado.
Tras dar a conocer la realización de un Precongreso titulado “Hacia la Gobernanza y Seguridad Hídrica del Estado de Aguascalientes” rumbo al Congreso Latinoamericano de Hidráulica que tendrá lugar del 10 al 12 de noviembre en el salón 5 del FICOTRECE que aglutinará a varios especialistas en el tema del agua a nivel nacional e internacional con conferencias magistrales, Blancarte Alvarado consideró que hace falta una rectoría en el tema del agua y que alguien realmente tome la batuta e indique el rumbo con base en una planeación estratégica que se debe hacer para garantizar la seguridad hídrica en el Estado.
Estableció que Aguascalientes depende al 100% de fuentes subterráneas y de pozos y actualmente hay un abatimiento importante del acuífero cada año, pero ninguna autoridad ha tomado acciones serias al respecto, por lo que hace falta la gobernanza, es decir ponernos de acuerdo todos, sociedad y gobierno, de cómo va a funcionar y determinar los recursos económicos que pueden ser federales, internacionales o de la iniciativa privada quien también está dispuesta a participar en el tema.
El experto consideró que lo principal es el seguimiento de un plan hídrico integral, tanto en el campo como en la zona urbana que permita a todos ser más conscientes de los usos, de los riesgos y aprovechar lo que ya se está haciendo como es el tratamiento de las aguas residuales para volverles a dar un segundo o un tercer uso.
Afirmó que lamentablemente cada cambio de gobierno, las autoridades dicen que van a tomar cartas en el asunto, sin embargo, la realidad es que no se están llevando a cabo acciones como se debiera, por lo que urge tomar decisiones con la participación de asociaciones civiles. “Sabemos que por sí sola, la autoridad no esté tomando el asunto con la velocidad adecuada, pero ya hay algunas voces de la sociedad civil que se están levantando y creo que es necesario porque a final de cuentas, los perjudicados o beneficiados vamos a ser todos los ciudadanos para que estas decisiones se puedan tomar en un plazo más corto”.