Derivado de la pandemia sanitaria, la Asociación Estatal de Padres de Familia informó que el 80% de las mesas directivas escolares no entregarán de modo definitivo este ciclo lectivo 2020-2021 sus aportaciones voluntarias, y todo gasto que se requiera invertir en las escuelas saldrá de los recursos del Programa de Apoyo a la Gestión Escolar (Proage).
Al informar lo anterior, Viridiana Amaya Guerrero, presidenta de la AEPF, señaló que este año escolar sólo el 20% aceptó entregar su aportación para el mantenimiento de las escuelas, sobre todo en el área de limpieza y en las necesidades generales.
Agregó que los padres de familia se encuentran preocupados por el tema de la seguridad sanitaria, y ya se programa la compra de material como gel antibacterial, sanitizante, termómetros, de cara al momento en que se pueda regresar a las clases presenciales, lo cual no sucederá antes de que haya semáforo verde.
En el año anterior, comentó que las escuelas recibieron los recursos del Proage y con ellos se ha estado trabajando porque las aportaciones voluntarias han sido mínimas y no se pedirán este ciclo escolar, se esperará hasta el año lectivo 2021-2022 para ponerse de acuerdo los padres de familia.
Amaya Guerrero comentó que el 95% de las mesas directivas escolares repitieron a sus integrantes que ya tenían dos años al frente de las mismas, ya que no hubo sesiones, únicamente se eligió a aquellos papás que cambiaron de plantel o de nivel educativo.
Por otro lado, señaló que en el ejercicio 2020 se cerró con cinco demandas por parte de la AEPF hacia mesas directivas, donde estuvieron involucradas dos secundarias y tres primarias, con un adeudo de 25 mil pesos, lo cual se ha logrado resolver.
Explicó que las denuncias ante el Ministerio Público se presentan para lograr la conciliación entre los particulares, no busca sancionar penalmente, sino resolver la sustracción de recursos de la mesa directiva por parte de algunos padres. Hasta ahora un caso no se ha logrado resolver desde el ciclo 2017-2018, ya que los padres involucrados huyeron de Aguascalientes y se fueron con un adeudo de 87 mil pesos.