El silencio que han guardado la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional y algunos de sus distinguidos miembros, en torno a la iniciativa de su diputado en contra de la autonomía universitaria, deja mal parada a esta fuerza política, aseveró el empresario Humberto Martínez Guerra.

Consideró que callar también es una forma de responder y el significado puede ir en dos direcciones: “estaban enterados de la intención de su diputado en el Congreso y están de acuerdo en ese intento de intromisión, o son muy lentos para contestar. Ambas cosas son lamentables”, acotó.

En entrevista, el presidente de Canaco Aguascalientes expresó que algunos miembros de la sociedad esperarían escuchar cuál es la postura de los líderes de Acción Nacional en torno a este intento de daño a la UAA, promovido por uno de sus actores.

Refirió que del jueves a la fecha se ha conocido, por un lado, la iniciativa enarbolada por el panista Guillermo Alaniz de León en su intento de dañar la Universidad y, por otro lado, la voz unánime de defensa expresada por representantes sociales desde diversos ámbitos de la sociedad.

En ese sentido, dijo que llama la atención que el propio PAN y algunos de sus miembros distinguidos han optado por responder con silencio a la iniciativa de uno de sus representantes en el Congreso; “están callados, no dicen nada”.

Martínez Guerra expresó que el intento de intromisión a la UAA se da por ser una universidad que goza de prestigio y peso social, lo que la vuelve atractiva frente a malintencionados que buscan sacar raja política a través de una institución grande y bien posicionada.

“No es la primera vez que hay intentos de hacer algo para aprovechar de alguna manera la universidad con fines ajenos a la misma, hoy volvemos a ver una situación con intereses totalmente desbocados por tomarla por asalto para controlarla mediante argucias políticas”, agregó.

“Estamos viendo cómo en el Congreso, hay quienes utilizan su posición política pero no para trabajar para cuidarla y fortalecerla, sino para dañar y eso es resulta inconcebible; a todos ellos el mensaje es uno: no se metan con la Universidad Autónoma de Aguascalientes”, concluyó.

¡Participa con tu opinión!