Prevalecerán los paros técnicos en la industria automotriz de Aguascalientes durante el mes de octubre derivado de la falta de microchips y semiconductores, situación que ya hace crisis en los bolsillos de los trabajadores, quienes sólo reciben salarios entre el 50 y el 70% al tener que descansar, lo que afecta en su economía familiar, destacó el secretario general del sindicato de la Industria Automotriz y Metalmecánica, Rogelio Padilla de León.

Apuntó que en el caso de la planta A2 de Nissan les han confirmado hasta el momento paros de forma temporal por 7 días durante este mes, de los cuales ya les dieron 2, el 1º y 2 de octubre y restan otros 5 para los días a partir de hoy jueves 7, viernes 8 y sábado 9, así como el lunes 11 y martes 12. “Va a haber 7 días de paros para el primer turno y serían 6 días de paro para el tercer turno”.

Asimismo, no descartó que puedan darse más paros para las dos últimas semanas del mes y que seguramente les definirá el corporativo en los próximos. Enfatizó que en el caso de la planta A1, ésta sigue laborando de manera ordinaria durante octubre.

Por lo que respecta a las empresas de autopartes, Padilla de León dijo que van a parar exactamente los mismos días que la ensambladora, por lo que en estos días algunas van a descansar en promedio día y medio. “Unas ya definieron que van a descansar en un turno y otras en un día, por lo que los paros parciales se van a seguir dando”.

Indicó que si bien ya hay un poco de más regularidad en cuanto el abasto de los plásticos y de los derivados del acero, aún no se tiene lo necesario, sin embargo, en este mes se prevé que pueda haber una mejoría, aunque no así en el tema de la electrónica, donde continúa el desabasto, el cual pega incluso a otras ramas, no sólo en el automotriz, sino en la telefonía celular, computación, en la industria del entretenimiento, entre otras.

Estableció que lo preocupante de todo esto es que los paros técnicos ya están haciendo crisis en los trabajadores, porque el estar descansando con un salario que oscila entre el 50 y 70%, afecta a su economía y a la de sus familias quienes están cansados de no poder recibir un salario completo.