Siguen en pie de lucha las organizaciones ambientalistas con distintas acciones para que el Bosque de Cobos sea decretado como área natural protegida. La presidenta de Movimiento Ambiental de Aguascalientes, María Guadalupe Castorena Esparza, resaltó que no darán ni un paso atrás en la defensa de este gran pulmón, por lo que trabajan de la mano con el Gobierno Estatal y Municipal y mantienen la lucha legal ante la Semarnat y los particulares.
La activista social indicó a El Heraldo que actualmente trabajan con el Municipio de Aguascalientes a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano y están por entregar una lista de las especies que habitan en esta zona, además de sostener constantes reuniones para verificar los avances en cuanto al estudio previo justificativo con el apoyo de Movimiento Ambiental, el guardabosques de Cobos y el Colegio de Biólogos de Aguascalientes. “Ya está muy avanzado y cuando se cumpla esto, el Cabildo lo tendrá que valorar y aprobar para que sea área protegida en el caso del área municipal”.
En tanto que de la parte que corresponde al Gobierno del Estado, señaló que también se está haciendo lo propio con la Secretaría de Sustentabilidad, Medio Ambiente y Agua, donde van muy avanzados y están al pendiente para que se logre tener como área protegida la parte estatal. En lo referente al área particular, donde se pretende construir un fraccionamiento, informó que la Justicia Federal acaba de dar su veredicto, luego de la demanda que la empresa presentó en contra del Municipio, por lo que la abogada de las organizaciones se encuentra analizando el sentido de la resolución, para ver lo que procede y continuar con la defensa legal del predio.
En lo referente a Semarnat, Castorena Esparza lamentó la actitud de dicha dependencia federal, la cual no ha querido emitir ninguna resolución, a pesar de contar con todas las evidencias que justifican claramente que no se puede fraccionar en dicho lugar y el impacto negativo que se pudiera generar, por lo que reiteró que las organizaciones de la sociedad civil continuarán en la lucha para evitar entregar un patrimonio que es de todos los aguascalentenses.