En tres jornadas de Premier League, el Wolverhampton no ha podido sumar ni un solo punto iniciando la era sin Nuno Espírito Santo con el pie izquierdo. Si bien el funcionamiento no ha sido malo, los resultados no han llegado y para prueba de ello el encuentro de este domingo ante el Manchester United, el cual dominaron y tuvieron para ganar pero que terminaron perdiendo por la mínima.
Los Wolves tuvieron en la primera mitad dos grandes oportunidades desde el contragolpe, aprovechando la velocidad sobre todo de Adama Traoré que fue el que organizó la primera de peligro partiendo desde su campo, quitándose a cuanto rival se le puso al frente. El español le sirvió la pelota a Raúl Jiménez que ingresó al área desde la derecha, sacando remate a primer poste que salió sin mucha fuerza, De Gea atajó con los pies sin problemas. Minutos más tarde llegó la segunda chance casi en una jugada idéntica, esta vez fue Trincao el que se plantó en el área para definir de buena forma, pero la defensa sacó en la línea la pelota. El United solo tuvo un disparo de Mason Greenwood en la ofensiva batallando para crear jugadas en el área licántropa.
En el complemento la más clara de todo el partido se le presentó a los Wolves. Joao Moutinho cobró un tiro de esquina desde la derecha del campo, Romain Saiss remató en el área chica y De Gea atajó la pelota que quedó a la deriva, Saiss tuvo todo el arco para anotar, pero remató con exceso de confianza permitiendo que De Gea hiciera una gran doble atajada. A diez minutos del final llegó una jugada polémica ya que Ruben Neves trataba de salir en contragolpe tras un córner del Manchester United, Pogba le metió una plancha en el pie, pero no se señaló falta. Los Red Devils recuperaron la esférica en territorio rival y Mason Greenwood entró solo por la derecha del área para meter disparo cruzado potente que José Sá no pudo atajar. El gol fue revisado en el VAR y ni así se señaló la evidente falta.
Los Wolves no pudieron reaccionar sumando su tercer descalabro al hilo, manteniéndose sin puntos en el torneo, mientras que el United llegó a 7 puntos y a 28 juegos de visita seguidos sin perder imponiendo una nueva marca. El fichaje de Cristiano Ronaldo ilusiona a los seguidores que ya se hicieron sentir en las gradas y ven cómo su equipo está en tercer lugar de la Premier League todavía sin el lusitano. Raúl Jiménez jugó todo el partido y tuvo un buen partido, pero todavía le falta ritmo de juego y puntería.