En tanto las autoridades sanitarias no den el aval, el Instituto Nacional Electoral no reanudará las visitas a domicilio para el trámite y renovación de credenciales de elector para personas enfermas impedidas de salir de su casa o personas con discapacidad, aun cuando a algunas ya les urge para sus trámites personales y de medicina.

Ignacio Ruelas Olvera, vocal ejecutivo del INE, dio a conocer que se trata de un servicio que tiene el Registro Federal de Electores, pero que se vio en la necesidad de suspenderlo ante la presencia del COVID-19, pues precisamente por las condiciones de la gente a visitar y el riesgo ante cualquier contacto con ajenos a la familia, el programa está detenido.

De manera que ante la nueva normalidad, se busca ya que a la brevedad pueda ser puesto en operación de nueva cuenta, toda vez que la gente ha comenzado a solicitar esta atención que además permite la actualización del Registro de Electores, “estamos viendo si en estos días se resuelve abrir ese expediente”.

Refirió que de momento se desconoce que alguna persona haya presentado alguna dificultad para la realización de otros trámites para los que requiriera la credencial del INE que además sirve como la principal identificación, y esto es porque en cuanto se declaró la parálisis de actividades por la pandemia, se expidieron constancias digitales, lo que permitió a la ciudadanía sin credencial o con mica vencida, presentarla para hacer válidos su información.

Biométricos pudieran fallar por el gel

En otro orden de ideas, ante la observación hecha por algunos clientes bancarios que han buscado abrir alguna cuenta y que han sido rechazados porque sus datos biométricos no coinciden con los que se indican en la credencial del INE, presumiendo algún posible error en la captura, Ruelas Olvera expresó que ante la delegación que encabeza no hay reporte formal alguno, pero buscarán la manera de tener contacto con representantes de las instituciones donde se ha presentado esta posible falla y detectar el origen.

Aunque recordó que al principio de la pandemia se presentó una situación que ante el uso de gel, el pad para detectar las huellas digitales no lograba ingresar la información, pero fue porque no se secaba bien la mano y el antibacterial inhibía el óptimo funcionamiento del aparato detector de la huella y por ende de la información contenida en los biométricos, pero eso no volvió a ocurrir.