César Daniel Martínez Cisneros 
Agencia Reforma

CDMX.- Sin cubrebocas, gel antibacterial, ni un protocolo de trabajo para evitar contagios de coronavirus, los entrevistadores del Inegi siguen levantando el Censo de Población y Vivienda 2020.

En medio de una escalada en las medidas de restricción ordenadas por autoridades de diferentes niveles de Gobierno, los entrevistadores trabajarán hasta el próximo viernes.

“Está mal, no nos dieron cubrebocas ni gel, ni impermeable, ayer con el aguacero me mojé un montón”, comentó uno de los jóvenes trabajadores, en la Colonia Álamos de la Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México.

“Pero pues qué le vamos a hacer, hay que trabajar, lo bueno es que nadie del equipo se ha enfermado”.

Cuestionado mientras realizaba su labor, reconoció que desde el miércoles de la semana pasada les ha costado más trabajo realizar el censo, pues la gente no sale, o si lo hacen se meten inmediatamente cuando lo ven sin cubrebocas.

“Me responden más por interfón, sin salir”, mencionó.

El censo de población inició el 2 de marzo, antes de que el Covid-19 llegara a México, y está programado que concluya el viernes 27.

Con chaleco, credencial al cuello y sombrero del Inegi, el joven entrevistador va de casa en casa, o de edificio en edificio, tocando timbres y puertas, tratando de llenar sus hojas con preguntas.

En un comunicado, el Inegi ha informado que a partir del lunes 23 de marzo se promoverá que la gente responda vía internet (en la página censo2020.mx) o por teléfono (800 111 46 34).

Para ello, explicó, se dejará la invitación “Cénsate tu mismo” en los domicilios restantes para que los ocupantes contesten a la brevedad y así el personal de la institución no deba regresar al sitio.

El Inegi aseguró que ha implementado medidas preventivas entre los entrevistadores ante el Covid-19.

Entre ellas, abundó, está prohibir que la entrevista se realice al interior de las viviendas y, en su lugar, hacerlo desde balcones, ventanas o tras una reja.

Además, restringir el contacto físico y suspender a cualquier trabajador con síntomas de infección respiratoria.

“Las entrevistas del Censo no implican concentraciones masivas de personas, por lo que no están dentro de las actividades de riesgo manifestadas por las autoridades sanitarias. Además, nuestros entrevistadores permanecen en los perímetros de las ciudades y localidades donde fueron asignados”, justificó.