Fernanda Torres
Agencia Reforma

CDMX. – En 1994, el gobernador republicano Pete Wilson buscaba reelegirse en California promoviendo la Ley 187, que proponía negar a los indocumentados, especialmente a los mexicanos, acceso a la educación pública, servicios médicos y sociales. En ese contexto y ante los altos índices de discriminación, nació la película «Un Día Sin Mexicanos», dirigida por Sergio Arau, quien la proyectará este miércoles en la Cineteca Nacional a 20 años de su estreno.
«Envejece dignamente, se entiende muy bien, sigue vigente. Estoy muy orgulloso de que esté en la Cineteca porque es un lugar precioso, cada función está bien cuidada y el cine mexicano ahí luce mejor», dijo Arau en entrevista.
El hijo del director Alfonso Arau advirtió que muchas cosas han cambiado desde entonces, como el hecho de que los mexicanos ocupan espacios más importantes en Estados Unidos. Sin embargo, la discriminación permanece.
«En Estados Unidos sigue la discriminación, es incluso parte de su cultura y de su ADN. Lo que ha cambiado y ha ayudado es la tecnología y las redes sociales, hay mucha más información. Ahora hay mexicanos en puestos muy importantes en Washington, en el Pentágono, en la policía, en las escuelas, en las universidades, en el cine, por supuesto. Si ahora desaparecieran todos los mexicanos, los americanos en serio se pondrían a llorar», resaltó.

ASÍ LO DIJO
«El cine mexicano también ha ocupado grandes lugares en Estados Unidos. Ahora hay hasta productores y directores que ganan los premios más importantes de aquí. Hay un nivel impresionante». Sergio Arau, director