Parece que actualmente nada puede salvar a Necaxa de seguir sumando descalabros en la Liga MX. Este jueves comenzó la fecha 10 del Grita México Apertura 2021 con la visita de los Rayos a la Bella Airosa para enfrentar a los Tuzos, equipo que tenía menos puntos que Necaxa y podía ser una buena oportunidad de sumar.
Guillermo Vázquez sigue sin encontrar su once titular y en esta ocasión mandó varios cambios poniendo a Mauro Quiroga, Vicente Poggi, Raúl Sandoval y Alan Medina como titulares, jugadores que no venían jugando de inicio. Los primeros instantes fueron parejos con pocas oportunidades de ambos lados que denotaban la baja calidad que han tenido este par de equipos a lo largo del torneo cuando se trata de conseguir goles.
El partido cambió totalmente al 15’ de acción, cuando un tiro libre a favor de Pachuca terminó en un centro desde la derecha del área luego una falta de decisión por parte de Sandoval en pelota dividida, el balón le cayó a Avilés Hurtado que entre varios defensores de Necaxa alcanzó a rematar para marcar el primer gol del partido. A partir de ese momento los locales se dedicaron a defender su ventaja cediendo la iniciativa a Necaxa que se cansó de mandar malos centros a través de Raúl Sandoval y Alan Medina, que jamás encontraron los movimientos de Quiroga, quien se vio desesperado por tener un buen centro.
El único que tuvo algunos momentos de claridad fue Alejandro Zendejas con buenas combinaciones por el centro que abrían a la defensa tuza, incluso una serie de paredes entre él y Fernando González terminaron con el “Oso” rematando a puerta, estando a punto de vencer a Ustari. Necaxa terminó la primera mitad teniendo el dominio del partido y acercándose al arco rival avivando las esperanzas de una remontada.
Lamentablemente para los Rayos el segundo tiempo fue diferente. Las acciones se trabaron completamente en el medio campo y, como es costumbre en las últimas jornadas, Necaxa perdió toda noción de cómo llegar al arco rival. Para empeorar las cosas, Memo Vázquez mandó 5 cambios que solamente terminaron por destruir la poca idea de juego que le quedaba al equipo, que en los últimos minutos ni siquiera estuvo cerca de empatar el juego. Algunos disparos lejanos e intentos aislados de jugadores como Zendejas que no se cansó de probar, fueron los únicos acercamientos de un complemento infumable que terminó sin actividad en las porterías. Pachuca logró la victoria por la mínima diferencia, cortando una racha de tres juegos sin ganar a costa de Necaxa, que suma su cuarta derrota al hilo y séptima del torneo en lo que parece será otro semestre gris para los albirrojos que no encuentran la forma de tener un buen juego en la cancha y menos resultados positivos.