Proyectos de infraestructura pública y privada deben incorporar una mayor cantidad de áreas verdes. Carlos Guillermo Randolph Mora, presidente del Colegio de Urbanistas, manifestó que los proyectos urbanísticos deben integrar la vegetación, por ello, al momento de diseñar un centro comercial, edificio o fraccionamiento, es la infraestructura la que se debe adaptar a la vegetación existente, no lo contrario.

Sostuvo que el desarrollo urbanístico no debe estar peleado con el tema ambiental, por el contrario, desde el desarrollo del diseño se le debe dar un enfoque dentro del proyecto para no deteriorar tanto el medio ambiente, de tal manera que la vegetación sea la pauta para el diseño, pues incluso hay ejemplos de proyectos muy interesantes que han surgido bajo esta filosofía.

Randolph Mora sostuvo que estas son cuestiones que se deben de adoptar para evitar que ocurran casos similares a los de la Plaza Outlet Aguascalientes, donde los inversionistas derribaron prácticamente la totalidad de los árboles que ahí se encuentran.

Refirió que tampoco se debe caer en los extremos de dejar intactas las áreas con vegetación, pues si no se construye algo en dichos predios puede resultar contraproducente, tal como sucede en La Pona, donde es común que se tiren desechos o bien que ocurra algún incendio derivado de la urbanización alrededor de dicho predio.

Por último, el presidente del Colegio de Urbanistas indicó que al dejar solos estos espacios también se deterioran por la contaminación de los habitantes de los alrededores, quienes tiran basura en ellos; “entonces sí se trata cuidar y preservar, y si un diseño acorde al medio ambiente y a la naturaleza que hay ahí, puede preservar aún más, pues adelante; pero si es para poner una plancha de concreto ahí, mejor no”.