Independientemente del esquema que se decida implementar para el transporte público colectivo, si es por empresa, una alianza de permisionarios u hombre-camión, los usuarios siguen en espera de la mejora en la prestación del servicio, como fue la promesa de la administración estatal actual y que hasta ahora no se ha cumplido, “se siguen teniendo las mismas quejas de siempre”.
Así lo manifestó Loecelia Ruvalcaba Sánchez, presidenta del Observatorio Ciudadano de Movilidad, quien externó que el principal reto que se sigue teniendo en esta materia, es que la gente tenga al fin un mejor servicio, que sí tiene que ver con la calidad de las unidades, pero más aún con la continuidad y distancias de las rutas, el horario en que éstas tendrían que pasar y la buena atención.
Comentó que está la situación de que hay “una falta de control en la operación, y en ese sentido ADO es una empresa, como otras que la Coordinación de Movilidad ha evaluado, y que pueden ayudar en el proceso de operación y agregar más camiones”, pero no sólo se necesitan unidades, sino un rediseño de rutas, que hace años no se realiza.
Independientemente de quién se encargue de la prestación del servicio, los usuarios “queremos tener certeza de que el camión pasará a determinada hora; lo que a la gente la tiene un poco inconforme es que los tiempos de espera no disminuyen, y si a esto se agrega que las rutas son extremadamente largas y dan muchas vueltas, el tiempo de recorrido puede ser excesivo”, y eso insistió, no es del camión o la empresa, sino de quien traza las rutas y las coordina.
En cuanto al manejo que se busca dar al transporte, no se les ha informado como tal a los integrantes del Consejo Consultivo de Transporte, pero “tenemos claro que es todo un tema, porque creo que al final, se trata de satisfacer las necesidades de la población en términos de que se pueda mover de la mejor forma”.
En su calidad de miembro de dicho Consejo Consultivo, resaltó que si bien este órgano no interviene en la parte operativa ni en la toma de decisiones, no está ajena a la situación que ahora reclaman los permisionarios del transporte que se incorporaron hace un par de años al proyecto Yovoy, con la intención de mejorar el servicio pero que hasta ahora no se ha logrado.
Ruvalcaba Sánchez insistió que es claro que han sido distintas las cuestiones por las que no se ha cumplido con el compromiso de mejorar el servicio de transporte colectivo, en parte pudiera ser porque hay políticas de atención a lo que marca la ley, pero se debe considerar que no todos los camiones estarán activos todo el tiempo por la cuestión de la antigüedad en los modelos, no tener vigente el permiso, entre otros factores.