Un presunto “pollero” fue capturado por policías estatales en la carretera estatal No. 36 que conduce al poblado de Los Cuervos, Aguascalientes, luego de sorprenderlo cuando llevaba en un automóvil habilitado como servicio de plataforma, a seis personas originarias de Centroamérica y que se encontraban ilegalmente en territorio mexicano.
Se trata de quien fue identificado como Iván, de 36 años, originario del Estado de México, quien fue trasladado a las instalaciones de la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, donde quedó a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación.
A raíz de los hechos violentos registrados en los últimos días en el municipio de Loreto, Zacatecas, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado reforzó la vigilancia para “blindar” a Aguascalientes y evitar el ingreso de integrantes de la delincuencia organizada.
El pasado martes a las 03:30 de la madrugada, unos policías estatales realizaban labores de patrullaje en la carretera estatal No. 36, cuando al llegar a la altura del poblado de Los Cuervos, detectaron un coche Chevrolet Spark, color azul y placas de circulación del Estado de México, cuyo conductor al observar las patrullas, realizó repentinamente una maniobra evasiva e ingresó a la calle Canario.
Lo anterior llamó la atención de los oficiales, quienes fueron en su persecución y más adelante interceptaron el coche que era conducido por quien se identificó como Iván. Esta persona señaló ser chofer de un vehículo de plataforma y llevaba a una familia a su domicilio.
Sin embargo, al ser cuestionados sobre el lugar hacia donde se dirigían, comenzaron a caer en contradicciones.
Los policías estatales detectaron que las personas que iban como pasajeros, siendo dos adultos, dos adolescentes y dos niños, eran centroamericanos y se encontraban ilegalmente en territorio mexicano.
Se trata de quienes fueron identificados como Lusvi Lisandro, de 30 años y un adolescente de 17 años, ambos originarios de Guatemala; así como Mario Danilo, de 20 años, un joven de 14 años y dos niñas de 7 y 2 años, todos ellos originarios de Honduras.
Se estableció que el sospechoso Iván forma parte de una organización criminal que se dedica al tráfico de personas, por lo que fue detenido y ya se encuentra bajo investigación por parte de agentes de la Policía Federal Ministerial de la FGE.
Por su parte, los seis indocumentados centroamericanos, fueron entregados a los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), a fin de realizar los trámites para ser repatriados a sus países de origen.

¡Participa con tu opinión!