La gran mayoría de los maestros de Aguascalientes tienen voluntad de volver a las aulas, pero antes que eso, se deben tomar en consideración otros factores que permitirían la sanidad en los planteles, pues el riesgo de contraer el COVID-19 sigue latente y hay planteles en donde ni siquiera agua potable hay, manifestó el diputado Mario Armando Valdez Herrera.
Son varios puntos que deben ser analizados en la planeación de un próximo regreso a clases presenciales, pues no sólo es la vacuna y la voluntad, sino también esperar el semáforo verde, con la esperanza de pronto llegar a éste, pero también las condiciones en que se encuentran las escuelas que estuvieron semiabandonadas por más de un año.
Algunos maestros han manifestado su justo temor de volver a las clases presenciales, pues no bastaría con haber sido inoculados, sobre todo porque hay quienes enfrentan enfermedades que han sido parte de las comorbilidades ante la enfermedad, y en esos casos especiales, se deberían tomar otras acciones, para lo que todavía hay tiempo de planear y reconsiderar.
Cierto es que hay otros que no aceptan el biológico CanSino, pues “todo el mundo quiere la Pfizer, porque se supone que es la mejor, pero es mito, y la semana pasada escuchaba que podría ser hasta la tercera dosis, entonces es preferible una sola dosis y estar al pendiente de lo que vaya sucediendo, cómo va reaccionando”.
Si bien aceptar la vacuna es voluntario, tendría que esperar a los días en que se llevará a cabo esta campaña para el personal de educación, y a partir de entonces es que se verá la respuesta de parte de maestros y trabajadores de apoyo.
El diputado Valdez Herrera comentó que por ahora el Gobierno Estatal ha planteado la posibilidad de volver a las aulas en mayo próximo, sin embargo es algo que todavía está en revisión y las condiciones en que se dará, ya que podría ser sólo una parte de las escuelas o del alumnado, como ha ocurrido en Campeche y tal vez, hacer grupos de máximo 15 educandos o la mitad del grupo, turnarlos por días, y atender a los rezagados en algún día en específico.
Además, así como han dicho padres de familia que se han acercado a él, preocupados porque en varios planteles no hay agua potable, siendo que es el insumo básico para mantener la higiene personal y de los edificios, de ahí que además de los protocolos propuestos, deberá garantizar un buen acuerdo con Veolia para que el servicio no falte en las escuelas y se arreglen los desperfectos que pudieran tenerse en los planteles.