En Aguascalientes la resolución de juicios laborales sigue tardando en promedio dos años, pese a que en la ley se dicta que esto debería suceder en un término de 70 días, lamentó el presidente de la Comisión Laboral de Coparmex Aguascalientes, Juventino Romero de la Torre.
Subrayó que, si bien las disposiciones legales son “maravillosas” en esa y en otras materias, el gran problema que enfrentamos los ciudadanos es que no hay infraestructura ni presupuesto para llevarlas a cabo y entonces la realidad dista mucho de la ley impresa.
En entrevista, detalló que si un juicio laboral se cumple de acuerdo a lo que dice la ley y a los plazos que marca, debería terminar en 70 días, sin embargo, en ese tiempo difícilmente se tiene apenas la fecha de la primera audiencia.
De tal manera que la justicia laboral sigue siendo una asignatura pendiente que contraviene las disposiciones constitucionales porque sigue estando en manos de las juntas que ya deberían haber desaparecido y porque aún no llega a los tribunales que ni siquiera existen aún.
En ese sentido, recordó que la reforma constitucional para que ello ocurriera se promulgó el 24 de febrero del 2017 con el término de un año para generar leyes secundarias que marcaran el camino a seguir para cumplir la Constitución.
Sin embargo, a casi dos años de ello, esto no ha sucedido y apenas hace unas semanas que el nuevo Gobierno Federal y la nueva mayoría legislativa en el Congreso de la Unión han estado enviando señales de retomar el tema y darle una solución.
Romero de la Torre refirió que la apuesta de la iniciativa presentada por el Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, es hacia el uso de tecnologías en todos los procesos y trámites de la justicia laboral y por supuesto la creación del Centro de Conciliación y Registro como la supersecretaría del trabajo que deberá resolver con agilidad.
Consideró que eso es un avance dado que son precisamente los tiempos administrativos los que agotan y rebasan términos, especialmente las notificaciones que son un verdadero cuello de botella para la continuidad de toda controversia.
Consideró que la existencia de una nueva iniciativa pueda dar cauce al tema que sigue empantanado en el Legislativo que, además, no presupuestó un solo centavo para este año para la justicia laboral del país.