La paciencia se terminó en Philadelphia. Fueron 13 semanas las que los Eagles decidieron confiar en Carson Wentz que desde su llegada a la NFL dio de que hablar con buen talento que explotó en su segunda campaña en la liga teniendo marca de 11-2 antes de romperse los ligamentos y perderse el resto de la temporada que a la postre le daría el único Super Bowl que tienen los Eagles en su historia. Lamentablemente, desde su lesión Wentz no ha sido el mismo teniendo problemas en todos los sentidos tanto para pasar como para quitarse la presión de los defensivos, y todo esto se hizo más grande este año con una línea ofensiva que lo protege poco, más lesiones al por mayor en su cuerpo de receptores.
Luego de 12 partidos disputados en la temporada, Wentz registra su peor campaña con 15 intercepciones, la cifra más alta en su carrera y tan solo 16 pases de anotación, también una de las menores desde que llegó a la NFL. Ha sido capturado en 50 ocasiones superando por 13 su cantidad más alta en temporadas anteriores con todavía cinco partidos por jugar, y por si fuera poco por primera vez registra ocho derrotas en una campaña. Todos estos números y el mal trabajo que ha realizado para lanzar el ovoide tuvieron consecuencias este lunes cuando el head coach de Philadelphia anunció que para el partido del próximo fin de semana ante New Orleans el titular será Jalen Hurts.
Hurts llegó vía draft este año y estuvo 3 temporadas con Alabama, además de una con Oklahoma en colegial, registrando un total de 9477 yardas por aire y 80 pases de anotación. A lo largo del año estuvo involucrado en varios partidos, el pasado ante Green Bay entró de relevo sobre Wentz y tuvo un mejor desempeño con 5 pases completos para 109 yardas y una anotación. Aunque lanzó una intercepción, la ofensiva de los Eagles se vio mucho más peligrosa con él en el campo. Esta decisión la toma Philadelphia luego de perder la cima de la División Este de la Nacional que ahora le pertenece a Washington y New York, en el cierre del calendario buscarán victorias que les permitan tener esa cima y meterse a postemporada con la era de Jalen Hurts al mando.