CDMX.- Antes de que Mauricio Ochmann fuera padre, en las fiestas y reuniones de sus amigos era más común encontrarlo jugando con los niños que platicando con los adultos.
El actor, quien siempre quiso una familia, ahora no puede imaginar su vida sin sus hijas, pues destaca que tener a Lorenza (de 16 años) y Kailani (de 2) le han enseñado a disfrutar la vida.
“Estoy muy agradecido con la vida, porque uno de mis mayores sueños siempre fue ser papá y ya lo cumplí dos veces. Sin ello, no estaría completo y seguiría siendo una misión por cumplir”, reflexiona el actor en entrevista virtual, en la que lo acompañó Kailani.
“Desde que nació Lorenza, se me quitó la prisa por muchas cosas, aprendí a disfrutar las 24 horas del día. Ser papá me afianzó y no me imagino no siéndolo. Ahora, tampoco me imagino como papá de más, estoy feliz con ellas dos, ¡pero uno nunca sabe!”.

Por fin tiene un niño
Como la paternidad es un tema tan presente en su vida, Ochmann se sintió identificado con Alex, un publicista que sueña con al fin tener un bebé, su personaje en Ahí Te Encargo, que estrena el viernes en Netflix.
En la película, Alex no logra convencer a su esposa Ceci (Esmeralda Pimentel) de hacer crecer la familia, pues ella es una abogada cuya carrera va en ascenso.
De tal manera que, cuando él reciba el encargo de cuidar a un bebé y la madre desaparezca, los problemas estallarán.
“Los papeles se invierten, porque aquí el reloj biológico es el del hombre y le dice que debe ya ser papá, pero Ceci es independiente y quiere crecer profesionalmente.
“Es una historia muy empática para identificarse con los personajes cuando les cae una sorpresa de un bebé de un año y tienen que sortear muchas cosas. Todo empieza a pender de un hilo, hasta su relación”, adelanta el protagonista de Hazlo Como Hombre.
Si le faltaba convivir con un niño, Ochmann desquitó esa deuda en la filmación, pues tuvo tanta química con el bebé de la película que éste se dormía en sus brazos.
Para el filme, el actor de la serie R aportó al personaje sus experiencias propias tanto de ser padre primerizo como las que tiene más frescas, pues destacó que con los niños nada está controlado.
“Al principio, Alex está como niño chiquito, no sabe las responsabilidades que conlleva tener un hijo y los cambios que implica. De alguna manera, en esas escenas están la experiencia de haber sido papá primerizo o ahora con Kai.
“Aunque son hijas mías, tienen una personalidad distinta y a cada una hay que. Las vas llevando de diferente manera porque hay cosas que funcionan con una y la otra no”, señaló.

Separado, pero en paz
Pese a que este año pidió formalmente el divorcio a Aislin Derbez, madre de Kailani, Ochmann se considera en uno de los mejores momentos de su vida: experimenta los contrastes entre guiar a una adolescente y cuidar a una bebé.
“Me siento en paz, pleno, contento y disfrutando el momento, mi tiempo con Kai y con Lorenza y con cada una tengo diferentes etapas. Lorenza está con la adolescencia a todo. Tener ese matiz en la vida es padre.
“De alguna manera me conecta con áreas distintas de mi interior al revivir cosas con Kai a través de su infancia y con Lorenza es otro tipo de paternidad y de relación, más de cómplices, un poco más de apoyo y hablar muchos temas. Con las dos me saqué la lotería”, afirmó.
Ochmann siempre busca la reinvención entre proyectos, pero no abandonará los temas familiares, pues espera, para noviembre, arrancar la filmación del remake mexicano de la película alemana 25 Km/h.
La historia sigue a dos hermanos que se reúnen por el funeral de su padre y deciden cumplir el sueño pendiente de conducir sus motocicletas por México.
Allí será dirigido por Pitipol Ybarra, con quien trabajó en Ya Veremos, la película mexicana más taquillera de 2018.
“Estoy muy feliz, es bonito porque dejas un mensaje, un buen sabor de boca, se vuelve entrañable y lo puede ver desde el más chiquito hasta el más grande”, aseguró el histrión. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)