La violencia se desató ayer en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG).
Al menos siete personas fueron ejecutadas en distintos hechos ocurridos en la capital del estado de Jalisco; entre ellas, tres que fueron colgadas de un puente vehicular en Zapopan, con narcomensajes clavados en el pecho.
Otros dos cadáveres, envueltos en bolsas de plástico, fueron hallados en Tlaquepaque. Uno de ellos también tenía una cartulina con mensajes.
Mientras que en Guadalajara, un hombre fue ejecutado de al menos 10 balazos en tórax y cabeza; en Zapopan, fue hallado otro sujeto muerto envuelto en una bolsa negra.
A la par de estos hechos violentos, la Fiscalía General de Jalisco (FGJ) reportó el robo de 27 autos nuevos, la noche del viernes en una bodega de Ford, en los límites de Tlajomulco y Tlaquepaque.
El robo, según informó ayer la FGJ, fue perpetrado por dos sujetos que arribaron en una camioneta, aunque la versión de los afectados es que arribaron al lugar entre 10 y 15 sujetos armados a bordo de tres vehículos.
Investigaciones federales refieren que la ZMG es disputada por el Cártel de Jalisco Nueva Generación y células del Cártel de Sinaloa, para actividades de narcomenudeo, control de antros y robo de autos.
Al respecto, el Gobernador Aristóteles Sandoval reconoció que la inseguridad en la entidad sigue siendo un «reto» por combatir.