Bajo un impresionante operativo de seguridad, el pasado sábado por la noche, fueron trasladados al Cereso para Varones Aguascalientes dos peligrosos sicarios que aparentemente están relacionados con la triple ejecución registrada el pasado miércoles 7 de abril en el infonavit Pilar Blanco.
La identidad de los detenidos no fue revelada, aunque, oficialmente, se informó que se trata de integrantes del CJNG.
El pasado miércoles a las 17:30 horas, fueron ejecutadas tres personas en el interior de un departamento ubicado en el edificio 10MA, en el Andador Albatros, en el Infonavit Pilar Blanco.
Se informó que fue un comando de varios sicarios el que llegó, en una camioneta Jeep Patriot, color gris y un automóvil Chrysler 300 M, color blanco. Sus integrantes se dirigieron directamente hacia el departamento donde estaban las víctimas y las ejecutaron a balazos.
Quienes murieron fueron María del Carmen, alias ‘La More’, de 41 años, Ángel Andrés, alias ‘El Yankee’, de 20 años, y Julio César, alias ‘El Cabe’, de 28 años. Todos ellos presentaban impactos de bala en la cabeza y el abdomen.
Los sicarios escaparon hacia la avenida Siglo XXI Sur. Sin embargo, personal del C5 les dio seguimiento, a través de las cámaras de vigilancia, lo que permitió que más tarde dos sospechosos fueran arrestados en calles de la colonia España, durante un operativo llevado a cabo por policías estatales y agentes de la PDI.
Posteriormente, el jueves, a las 9 de la noche, agentes del Grupo Homicidios de la PDI llevaron a cabo un operativo en la Plaza Sharasu, que se ubica en avenida Aguascalientes Sur y casi cruce con avenida Agostaderito, ya que, en el estacionamiento del sótano, fue encontrada abandonada la camioneta utilizada por los sicarios, por lo que se procedió a su aseguramiento.
El pasado sábado por la noche, los dos sospechosos fueron trasladados al Cereso para Varones Aguascalientes, mediante un operativo llevado a cabo por agentes del Grupo de Mandamientos Judiciales de la PDI, siendo escoltados por personal de la Guardia Nacional y militares de la Sedena, debido al alto grado de peligrosidad de los sicarios.