Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores, abordaremos ahora un tema que vuelve a tomar presencia en el contexto nacional, tras la reprogramación del proyecto conocido como presa El Zapotillo que durante más de diez años ha levantado polémica y movilización, pero a su vez ha dejado entrever las consecuencias de las omisiones y errores por parte de los decisores.

En nuestra cuenca y/o región hidrológica la Lerma, Santiago Pacífico, ha prevalecido la omisión por parte de algunos actores, en especial me refiero a Aguascalientes, que en algunos momentos sólo ha calentado los asientos y en otras la ignorancia sobre lo que debe decidirse en la cuenca, o a veces negligencia por parte de los actores gubernamentales que no entienden lo que significa la gestión del recurso agua y el rol dentro de la cuenca.

En esta serie de entregas les compartiré los escenarios y cómo el reparto de agua ha sido y es inequitativo. Hace unos días el presidente, como parte de una improvisación desorganizada como suele hacerlo o con miras de interés muy peculiar en él, dio marcha atrás a ese proyecto cuyo objetivo era abastecer a la ciudad de León, Guanajuato; los pormenores los compartiré la próxima semana, así como comprenderán por qué el título que le doy a este artículo es una advertencia al proyecto de trasvase de Juchipila a la Calles que pretende abastecer a Aguascalientes. En la entrega de hoy les comparto la transcripción de la inconformidad de la autoridad municipal de la ciudad de León, a través de su organismo operador emblemático como lo es SAPAL.

A fin de ubicar este proyecto les comparto la imagen de lo que comprende a fin de que lo visualicen y lo estemos comentando.

Ahora les comparto la transcripción del comunicado que les mencioné líneas arriba:

Diez razones por las que León sí necesita El Zapotillo.

1. Porque nuestro estrés hídrico es preocupante para abastecer a la población de León, hoy extraemos agua a más de 350 metros de profundidad y cada año nuestro acuífero sufre un abatimiento de 1.5 a 2 metros.

2. Porque en estudios realizados durante décadas, técnicamente se concluyó que El Zapotillo era la alternativa más conveniente para los dos estados porque afectaría a alrededor de 300 personas, pero beneficiaría a 5.8 millones de habitantes.

3. Porque desde 1995 se emitió un Decreto Presidencial que reserva las aguas del río Verde para aprovechamiento tanto de la población del Municipio de León como del Estado de Jalisco, derecho que al día de hoy subsiste”.

“4. Porque no afecta en términos hídricos a las regiones, ya que las aguas que escurren por el río Verde están legalmente reservadas para el uso de las y los leoneses, así como para la población del Estado de Jalisco.

5. Porque el acuífero del Valle de León, y los acuíferos aledaños, están sobreexplotados con los títulos de extracción hoy otorgados, eliminando la posibilidad de obtener más agua para la población de León.

6. Porque para permitir que se recupere el acuífero, es necesario dejar de extraer agua subterránea y abastecer a la población de fuentes superficiales.

7. Porque no contamos con la posibilidad de aprovechamiento del agua del acuífero del Valle de León, ya que está en veda desde 1948.

8. Porque en cumplimiento a los acuerdos establecidos con la Federación, hoy Guanajuato cede grandes volúmenes de agua a Jalisco, impidiendo la posibilidad de aprovecharla para la población de León.

9. Porque la dotación por habitante de la población de León de 135 litros por habitante por día ya es una de las más bajas del país.

10. Porque actualmente algunas fuentes de abastecimiento ya presentan problemas de operación, complicando la extracción y distribución del agua, lo que eleva sustancialmente los costos”.

Nos vemos la próxima semana, continuaremos con los antecedentes y circunstancias que son parte de esta problemática, recuerden amables lectores la importancia de emprender políticas y acciones que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com