Estuvieron de acuerdo con “Un Día sin Nosotras”, pero si faltaban al trabajo deberían pagar con tiempo o les iba a descontar el día.

Así, en estos términos fue la respuesta que recibieron en varios centros de trabajo las mujeres que se preparaban para ausentarse en la jornada de ayer.

Se les dejó a su elección faltar o presentarse, con el amago de reflexionar que podría haber un momento en que requieran de un favor del patrón y no se les concedería, incluso hubo algunos lugares donde los dirigentes sindicales les dijeron que antes deberían pensar en conservar su empleo, forma velada de que podría haber represalias.

Para atenuar un poco su rechazo en varias partes les entregaron un moño o una playera de color morado, como signo de que la empresa respalda lo que hacen, sólo que no fue de “brazos caídos” sino una fecha normal, lo que se pudo detectar en tiendas de conveniencia, farmacias, zapaterías, joyerías, firmas extranjeras, medios de comunicación y centros educativos particulares,

El propósito central de ese llamado fue demostrar la importancia que tiene la mujer en el sistema productivo y en cada una de las áreas en que se desempeña, y lo que se pierde cuando deja de participar, lo cual fue acatado parcialmente, porque aún cuando miles dejaron de realizar sus tareas habituales, otras no pudieron hacerlo aunque quisieran, por la razones mencionadas.

También influyó la difusión de noticias falsas sobre el apoyo que presuntamente recibió el movimiento que encabeza Brujas del Mar, de Veracruz, de que partidos políticos estaban detrás de todo y que recibían un respaldo financiero, cuando es sabido que todo surgió como una convocatoria que se hizo viral en las redes y que retomaron los medios escritos y electrónicos para convertirlo en una causa nacional, como un grito general ante los feminicidios de la niña Fátima y de Ingrid Escamilla, ambos en la capital del país, y en demanda de se terminen los asesinatos de mujeres y delitos de género como acoso, abuso y violaciones, además de discriminación que engloba rechazo, segregación, desigualdad laboral y económica, injusticia, exclusión, ofensas directas e indirectas y calumnias, entre otros.

Son demasiadas las respuestas que se han postergado, tanto de las autoridades como de la misma sociedad, que no le dan la importancia que corresponde a la forma afrentosa que soportan las mujeres en su vida diaria, sin embargo ante el empuje que tuvo la invitación de las jarochas terminó por envolver a todo el país, lo que motivó expresiones de apoyo de la mayoría de las empresas, pero a la hora de cumplirlo en sus propios negocios la situación cambió, porque sin que exista una negativa por escrito se hizo de manera verbal para no dejar una prueba que los incriminara, con lo que como Poncio Pilato aseguran que fueran ellas por sí mismas las que quisieron trabajar.

Como experimento fue un éxito, ya que dejó al descubierto la unidad que existe entre las féminas, que aún cuando a una parte las obligaron a laborar, sus comentarios los centraron en el significado del 9M y la lección que deja, al mismo tiempo descobijó a las y los que de dientes para fuera son feministas, pero tratándose de sus negocios ahí es otra cosa.

TECNOLOGÍA FÚTIL

Con bombo y platillo la empresa francesa Veolia anunció la inauguración de un centro de monitoreo de alta tecnología, con el que –asegura– revisará flujos, calidad y planteará soluciones inmediatas, que en teoría parece la panacea tan largamente esperada por los usuarios del agua potable, sin embargo a casi a tres semanas de que entró en operación sigue el faltante del líquido en varios sectores de la ciudad.

Aseguran los directivos de la concesionaria de aguas que invirtieron 50 millones de pesos, con lo que podrán vigilar en tiempo real la red de agua potable y alcantarillado sanitario que funciona en el municipio de Aguascalientes “con el objetivo de mejorar el acceso hídrico para las familias”, para ello utilizan 1,600 “sensores inteligentes”, que es “una herramienta única en el país al recopilar miles y millones de datos por segundo sobre el recurso hídrico de la localidad para luego ser analizado por el equipo de especialistas que anticipará riesgos como posibles fugas, revisará flujos y calidad del agua, lo que permitirá solucionar problemas y brindar una atención más rápida y traer mejoras al servicio”.

Un cuadro placentero el que delineó Veolia, ahora falta que lo lleve a la realidad, porque a los aguascalentenses no les importa si utilizan tecnología de punta o los manuales tradicionales, lo único válido es recibir agua en sus hogares las 24 horas del día.

Las quejas por falta del vital líquido son tantas que resultaría difícil hacerlo en este espacio, pero basta con seguir las últimas publicaciones de este Diario para determinar que todo lo que dice y promete Veolia es puro jarabe de pico.

En la columna de Cápsulas de ayer, por enésima ocasión vecinos del fraccionamiento Lomas del Sur denunciaron que no tienen agua, esta vez desde la mañana del pasado sábado; en la edición del domingo la queja fue de los habitantes de la colonia Insurgentes, el lunes de la calle Galeana y área aledaña en plena zona Centro y del fraccionamiento Claustro de Loma Dorada, y párele de contar, a lo que se suma las acusaciones que hay todos los días en un espacio radiofónico de las cinco de la tarde en el que el locutor ya no encuentra qué responder, ya que en múltiples casos son repetidos los llamados a Veolia sin que solucione los problemas.

Pasa el tiempo y en la Presidencia Municipal y en el Congreso del Estado se hacen que la Virgen les habla, pese a que es su obligación dar una respuesta puntual a las demandas ciudadanas. Si quisieran hacer algo a favor del pueblo regidores y diputados tienen como herramienta jurídica el título de concesión, que es muy claro al citar las obligaciones de la concesionaria y las razones que existen para dar por terminado el citado título, sólo que algún motivo muy poderoso impide que cumplan con sus obligaciones.

Mientras tanto, Veolia continúa ofreciendo espejitos versallescos, ante la nula capacidad de los usuarios de unirse para defender sus derechos, que sólo se escuchan esporádicamente y casi siempre de manera individual por lo que son como los llamados al rezo.

 

DÓNDE ESTÁ LA BOLITA

Seguramente que a Usted, amable lector o lectora, le ha tocado observar el juego de la bolita que hace su aparición cada Feria de San Marcos y que básicamente consiste en adivinar en dónde está la pequeña esfera que el pícaro mueve con tal agilidad que el incauto cree saber que está debajo de tal concha, de las tres que tiene enfrente, pero se da cuenta que se equivocó y por ende ha perdido la apuesta. De la misma manera está la Fiscalía Anticorrupción que busca aquí y allá un presunto hecho delictivo en la donación de los terrenos a favor de Nissan. Durante la pasada administración estatal se hizo entrega de los predios para la construcción de la segunda planta y desde hace meses se ha mencionado que hubo una irregularidad, por lo que se podrían fincar responsabilidades al sexenio que encabezó el ingeniero José Carlos Lozano de la Torre, sólo que el órgano anticorrupción anda como en el juego de la bolita, a ver si alguien sabe qué pasó. El 26 de febrero del presente año, durante una entrevista colectiva, el titular de esa Fiscalía, Jorge Humberto Mora Muñoz, dijo que ha solicitado a varias dependencias estatales que den a conocer si en sus oficinas hay algún dato sobre ese particular, fijándoles tres días para responder, de lo que hasta ahora nadie sabe si recibió algún documento, además que desconoce si el presunto delito ya prescribió ya que es un asunto que ocurrió hace casi ocho años. Total que le pasa lo mismo que a los elementos federales y policías de todas las corporaciones del Estado de México que andan tras un animal que mató a un agricultor, pero no saben el área precisa en que pudiera encontrarse y de qué tipo se trata, lo que se convierte en una caza de algo y que está en algún lugar.