Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CUERNAVACA, Morelos.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador pidió ayer acostumbrarse a las renuncias en su gabinete e hizo un llamado a los funcionarios que no compartan su proyecto a que de una vez abandonen la Administración.
El Mandatario respondió así al ser cuestionado sobre las renuncias, en un solo día, de tres integrantes de su Gobierno: Mónica Maccise, del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred); Asa Cristina Laurell, subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud, y Mara Gómez, titular de la Comisión Ejecutiva para la Atención a Víctimas (CEAV).
“Así como esos van a haber otros cambios, o sea, para que se vayan acostumbrando”, dijo.
En el primer caso, el Presidente aseguró que no estaba enterado, pero celebró la salida de Maccise, tras considerar que no estaba comprometida con su proyecto.
Adelantó que, en lugar de la ex funcionaria, pretende nombrar a una mujer indígena para encabezar el Conapred y terminar con la simulación en el combate al racismo.
Por otro lado, reconoció que la renuncia de su histórica colaboradora Asa Cristina Laurell se debió a diferencias internas en la Secretaría de Salud, en las que él optó por respaldar a otros funcionarios y no a ella.
Finalmente, sostuvo que la salida de Mara Gómez de la CEAV se dio en respuesta a una exigencia de las víctimas de la violencia y no al recorte presupuestal que habría dejado sin recursos a la institución.