La trata de personas existe en Aguascalientes y en todo México y al igual que la situación de desaparición forzada, es una problemática nacional donde las mujeres frecuentemente son víctimas por violencia de género o sexual, estableció la coordinadora del Observatorio de Violencia Social y de Género, Violeta Sabás Díaz de León.
Entrevistada en el marco de la conmemoración este 30 de julio del Día Mundial contra la Trata de Personas, la activista indicó que el Observatorio ha sido muy insistente en el incremento en los índices de desaparición de niñas, adolescentes y mujeres en Aguascalientes, por lo que la Fiscalía General del Estado debe investigar los casos con una perspectiva diferente en cuanto a la búsqueda.
Indicó que cuando una mujer es víctima de trata en Aguascalientes, en cuestión de un par de horas ya puede estar siendo trasladada a Querétaro, Tlaxcala, Pachuca, Hidalgo o bien a Quintana Roo, donde son los focos más fuertes de esta problemática en el país. Destacó que esta situación se da sobre todo en adolescentes desde los 13 años hasta mujeres de 29 años, es decir, en edad fértil, aunque también se llegan a dar casos de hombres adultos con fines de explotación laboral.
Resaltó que en la realidad las autoridades no hablan de la trata ya que generalmente la Fiscalía afirma que son más bien adolescentes que se enojaron y se salieron de su casa, y no se señala por ejemplo el uso que muchos grupos delincuenciales hacen de las redes sociales en donde acceden a los perfiles de las adolescentes, las empiezan a manipular con información, al enviarle alguna página de un buen trabajo, indicándoles que pueden ser modelos o edecanes y a fin de cuentas se trata de una explotación sexual, para servidumbre o explotación laboral en otros estados. “Nadie desaparece de su casa porque está cómodo, porque está feliz o porque tiene una vida digna, siempre va a haber una situación de problemática, por lo que queremos insistir que las autoridades tienen que ver este problema con una perspectiva interdisciplinaria de trabajar con las áreas de Psicología, Derecho y Trabajo Social y dejar de negar el problema”.