El secretario general de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, Alfredo González, manifestó que, ante el deficiente servicio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a los trabajadores, es urgente contemplar la subrogación o incluso la privatización de algunos servicios para afrontar los retrasos y asuntos pendientes que sufre la institución en Aguascalientes, especialmente en áreas críticas como cirugías, estudios y carencia de medicamentos, entre otros.
Durante una rueda de prensa, González subrayó que el IMSS está desbordado, atendiendo sólo entre el 10 y el 15% de los aproximadamente 900 mil usuarios que recurren a sus servicios. Esta circunstancia ha provocado un descontento general entre los afiliados debido a la mala calidad de la atención, las largas esperas para intervenciones quirúrgicas y la insuficiencia de recursos médicos.
Resaltó la ausencia de voluntad política para resolver esta problemática, mencionando que el año pasado el IMSS devolvió sumas significativas de dinero a la federación, las cuales habrían podido destinarse a la subrogación de servicios y al mejoramiento de la asistencia médica. Además, puntualizó la imperiosa necesidad de erigir, como mínimo, cuatro clínicas y dos hospitales en el estado para cubrir la demanda existente.
González también enfatizó en los problemas asociados a los riesgos laborales, criticando que el IMSS prolonga innecesariamente la atención de casos de enfermedad general y riesgos de trabajo. Condenó la práctica de dar de alta a los trabajadores sin solucionar completamente sus afecciones, lo que conduce a recaídas perjudiciales para los empleados.
Por su parte, Roberto Mora Márquez, miembro de la FTA, denunció la insuficiencia de fondos, la carencia de especialistas y la falta de equipo médico en el IMSS. Relató casos concretos en los que la ausencia de herramientas adecuadas para los doctores ha ocasionado la cancelación de operaciones, generando tensión y angustia en los pacientes implicados.