El director del Centro de Integración Juvenil de Aguascalientes, Mario García Martínez, hizo un llamado a la sociedad para que, en estas fiestas decembrinas, procure una postura de sobriedad, donde el consumo de alcohol sea en la menor cantidad posible para evitar complicaciones emocionales o de salud en las personas y en las familias.

Agregó que las fiestas de la Navidad, el Año Nuevo y los Reyes Magos son tiempos para estar con la familia, cuidando también no generar aglomeraciones para salvaguardar la salud ante el COVID-19, pero lo más importante es que cada una de las personas se haga responsable de sí misma y aplique la moderación en el consumo de bebidas embriagantes.

En entrevista con El Heraldo, apuntó que, para las personas que tradicionalmente son usuarias del alcohol, estos tiempos de reunión y convivencia con familia y amigos es pretexto para incrementar la ingesta de estas bebidas; además, eso se suscita más por la presencia de un mayor ingreso en las personas gracias al pago de los aguinaldos, los fondos de ahorro y los salarios.

Nadie puede ocultar que el aumento en el consumo del alcohol crece de manera significativa en estas fiestas vigentes, tanto en la gente que es un bebedor problemático, así como en aquellos que no tienen un conflicto con estas sustancias psicoactivas.

Mario García Martínez, sin embargo, apuntó que, en las dos últimas semanas de diciembre, se observa con mayor facilidad a aquellas personas que son bebedores explosivos; es decir, que consumen más de seis tragos por ocasión o, en otras palabras, lo hace de modo intenso en periodos cortos.

De tal manera que dichas personas caen en un estado de ebriedad y es importante que la gente que lo acompañe no le permita conducir un automóvil para no exponer su vida ni el de sus compañeros, o bien de la misma sociedad de Aguascalientes.

¡Participa con tu opinión!