Omar Fares
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- ¡El Atlas es campeón del futbol mexicano!
Sí, no fue un sueño ni una ilusión. Este 2021 vio acabar dos sequías históricas, ayer fue el turno de los Rojinegros, luego de que en el torneo anterior, Cruz Azul saboreara la gloria.
Apegado a su estilo, los Zorros sufrieron en la cancha del Estadio Jalisco, sin embargo, arropados por La Fiel, con polémica arbitral y apoyados en su columna vertebral, alzaron su segundo título de Liga en el futbol mexicano, el primero desde 1951.
Un gol del capitán Aldo Rocha mandó el partido al alargue, las atajadas de Camilo Vargas fueron decisivas en los penales y Julio Furch acertó el tiro definitivo para sentenciar la coronación de los Rojinegros.
Atlas terminó imponiéndose 4-3 en la tanda de penales sobre un irreconocible León, que no registró un solo tiro franco a la portería del colombiano.
La escuadra de Diego Cocca salió con todo en busca del gol que los metiera de nuevo en la pelea. Julián Quiñones fue el hombre más peligroso, sin embargo el colombiano no tuvo puntería.
La más clara llegó luego de un despeje de Camilo que tomó desprevenida a la defensa de León, Julián se puso frente a Rodolfo Cota, bombeó el esférico, pero éste caprichosamente pegó en el poste ante la cara de incredulidad de los aficionados rojinegros.
En el complemento, Atlas se transformó en un torbellino a la ofensiva. Aldo Rocha tomó confianza y sacó un zapatazo que Cocca mandó a tiro de esquina. Tanta insistencia daría frutos en la siguiente jugada.
Un rebote fue machucado por Jeremy Márquez y le quedó a Rocha para desviar con la testa y superar a Cota, no sin antes pasar por el drama de la revisión del VAR, que al final se fue con la decisión del árbitro asistente que marco gol, aún cuando había fuera de lugar del capitán rojinegro.
Atlas tendría a modo la Final, luego de una gran jugada de Christopher Trejo, quien entró por Quiñones, pero el disparo del canterano se estrelló en el travesaño y le quedó a modo a Édgar Zaldívar, que sin portero, cabeceó a las manos de Cota.
León se quedó con 10 hombres cuando Emmanuel Gigliotti se fue expulsado por un aparente codazo sobre Hugo Nervo.
Ambos equipos se resignaron a ir a los penales. Ahí apareció Camilo para atajarle tanto a Fernando Navarro como a Luis Montes, dejando la responsabilidad al «Emperador» Furch, quien le dio el título al Atlas.

¡Participa con tu opinión!