Ante la posibilidad de un pronto regreso a las aulas, la Asociación de Mujeres Jefas de Familias consideró importante que se garanticen las medidas para un buen regreso de los niños y que haya información clara para que los padres tomen las mejores decisiones y evitar contagios, estableció su presidenta, Gwendolyne Negrete Sánchez.
La activista consideró que, si bien es importante vacunar a los adultos mayores, también se debe vacunar a los niños para que puedan regresar a las escuelas al igual que al personal docente, porque de otra manera el miedo prevalece y está creciendo muchísimo la ansiedad de las personas por el miedo al contagio. “Hay miedo a salir y a que algo va a pasar. Hay una sombra difícil de entender, hay un miedo generalizado a todo y a nada a contagiarse”.
Reconoció que el temor en las familias prevalece sobre todo en las que sí se guardaron en sus casas y también las que tuvieron la pérdida de algún ser querido por la pandemia y están temerosos y más susceptibles a que no quieren que sus hijos regresen porque se puedan contagiar y porque ven que unas familias no tuvieron el cuidado. “No hay cancha pareja para regresar, eso es definitivo y las condiciones no están claras de cómo se debiera regresar”.
Señaló que la pandemia del COVID también ha sido aleccionadora porque los niños se dieron cuenta de la importancia de asistir a las aulas y que generalmente antes era la flojera de ir y ahora es la emoción de regresar, de volver a estar en su mesabanco estudiando, aunque también la preocupación de los padres ante los posibles contagios que pueda haber, de cómo van a ser las medidas sanitizantes, tanto para los niños como para los maestros y todo el personal académico y de intendencia que pueda haber estar presente.
Tristemente dijo que también está el caso de los niños, jóvenes y adolescentes que dejaron la escuela a causa de la pandemia y donde las autoridades tendrán que dar una cifra verídica y exacta de cuánta fue la deserción y sobre todo qué se va a hacer para que se regresen por los periodos que dejan pasar, aunado a lo difícil que es retomar el conocimiento. “Entonces es importante que como sociedad hagamos lo posible por que esos niños regresen a las escuelas, pero de manera segura”.