El sector comercio de Aguascalientes se pronunció en contra de actos vandálicos derivados de manifestaciones como las del pasado fin de semana en la Ciudad de México y demandó la actuación de los tres niveles de gobierno para esclarecer y fincar responsabilidades por lo ocurrido allá, así como prevención para que no se repitan en ninguna ciudad del país.

En conferencia de prensa, el presidente de Canaco Aguascalientes, Humberto Martínez Guerra reconoció que hay inquietud por lo que pueda suscitarse hoy, 2 de octubre, fecha en que se llevan a cabo manifestaciones mas nutridas en todo el país.

En ese sentido dejó en claro que hay respaldo y respeta a la libre manifestación de las ideas de los reclamos sociales, pero bajo la premisa de que todos somos México, la consideración es que este ejercicio debe tener como límite el respeto al derecho de los demás miembros de la sociedad.

Abundó en que tiene el mismo valor el respeto a la libertad de expresión y manifestaciones de las ideas, como realizar una actividad productiva y comercial en armonía, gozando de seguridad pública y de paz.

Reconoció que en Aguascalientes el clima social es diferente y hasta el momento las manifestaciones públicas a través de marchas y plantones no han sobrepasado límites, sin embargo, si las advertencias de “quemar uno u otro edificio”, llegaran a intentarse, lo que se exige es la intervención inmediata de la autoridad que para eso está, acotó.

Martínez Guerra avaló lo expresado por el dirigente nacional del sector comercio, servicios y turismo, en el sentido de que los empresarios juegan un papel importante en el desarrollo del país, al invertir recursos, generar empleos, tributar y dinamizar la economía nacional.

Para todo ello, dijo, se requieren garantías de seguridad y el cabal cumplimiento del Estado de Derecho, porque absolutamente nadie puede ni debe estar por encima de la ley, advirtió el dirigente de Canaco.

Subrayó que en Aguascalientes las tres actividades que integran la Canaco Servytur, generan más del quince por ciento de la economía del Estado, y bajo ese razonamiento la invitación es que quienes se expresen y manifiesten sus ideas libremente, se conduzcan con respeto y sin violencia.