Mientras ordeñaba las vacas, un hombre sufrió un infarto fulminante y murió de manera instantánea. Cuando sus familiares se percataron de lo ocurrido, observaron a los animales pasando por encima del cuerpo de la víctima, lo que les hizo presumir que su muerte había sido provocada por las mismas vacas. Sin embargo, esta hipótesis fue descartada tras la valoración realizada por paramédicos del ISSEA.
Aproximadamente a las 14:00 horas de ayer, se recibió un reporte en el número de emergencias 911, informando que en un rancho ubicado en la carretera estatal No. 36, en el entronque con la carretera estatal No. 69, cerca del poblado de Los Cuervos, Aguascalientes, había una persona del sexo masculino inconsciente, supuestamente aplastada por varias vacas.
Policías estatales y una ambulancia del ISSEA acudieron al lugar y, al momento de que los paramédicos se dispusieron a brindar los primeros auxilios a un hombre de 67 años, confirmaron que ya había fallecido. Los familiares de la víctima indicaron que minutos antes, el hombre se encontraba dándoles de comer a unas vacas, como lo hacía todos los días. Sin embargo, en determinado momento, lo observaron tirado en el suelo inconsciente, además de ser pisoteado por los animales que pasaban por encima de su cuerpo.
Cuando los paramédicos del ISSEA valoraron a la víctima, detectaron que no presentaba golpes notables de pisadas de los animales. Tras una revisión más exhaustiva, determinaron que el hombre falleció a consecuencia de un infarto agudo al miocardio. Los familiares confirmaron que recientemente había sido sometido a una cirugía de corazón abierto y, en días pasados, comenzó a quejarse de dolores en la región del tórax, aunque no le dieron mucha importancia.
Al lugar de los hechos acudieron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la Fiscalía General del Estado. Tras confirmar que la muerte del hombre fue por enfermedad, se autorizó que los familiares se hicieran cargo de los trámites funerarios.