Terminó el sueño de jugar la Champions para el equipo de Wolverhampton, ya que el día de ayer el cuadro inglés fue derrotado en los últimos minutos por el Sevilla, en donde parte de la culpa recae en Raúl Jiménez, ya que el mexicano falló su primer penal en duelos oficiales.
Después de una gran temporada en la Premier League, los Wolves buscaron su última oportunidad de entrar a competencias internacionales por medio de la Europa League, aunque este sueño cada vez se veía más lejano al presentar un gran desgaste físico y enfrentar a rivales de gran calibre.
Sus rivales de ayer fueron los máximos ganadores en la historia de la Europa League, Sevilla, quienes tuvieron el control del partido en todo momento y llegaron a tener varias oportunidades en ataque que pudieron darle la ventaja rápidamente.
No obstante, al minuto 11 Adama Traoré recibió una falta dentro del área, por lo que el mexicano se dispuso a tirar ya que es uno de los mejores cobradores de penal del mundo, contando con una marca de 26 goles en 29 cobros en su carrera, contando con duelos oficiales y amistosos.
Sin embargo, el mexicano cobró muy mal en esta ocasión, disparando casi al centro del arco y dejándosela muy fácil al portero sevillano, siendo este su primer penal errado en partidos oficiales.
En el resto del partido, los españoles ofrecieron un mejor juego, y fruto de esa garra y dedicación llegó el ansiado gol al 88′, en donde Banega envió un centro tendido a su compatriota Lucas Ocampos, que con un cabezazo marcó el único tanto del partido.
Con este gol, el Sevilla se mantiene vivo en busca de sumar su sexta Europa League, pero en semifinales tendrán que vencer a un complicado Manchester United que también quiere cerrar la temporada con un título internacional.
En la otra llave, estarán el Inter de Milán y el Shakhtar Donetsk, ya que el día de ayer los ucranianos vencieron contundentemente al FC Basel por un marcador de 4-1; los anotadores del conjunto de Shakhtar fueron Júnior Moraes, Taison, Alan Patrick y Domilson Cordeiro, mientras que Ricky van Wolfswinkel recortó distancias para los suizos en la última jugada.
El duelo entre Sevilla y Manchester será el domingo 16, mientras que el choque entre Inter de Milán y Shakthar Donetsk será el lunes 17; ambos a las 14:00 horas. Asimismo, la gran final está pactada para el viernes 21 de agosto.