Dentro del marco del Día de la Enfermera que se celebra este 6 de enero, y como parte del reconocimiento a tan importante profesión, tuvimos la oportunidad de platicar con Marcela Reyes García. Con más de 30 años de trayectoria, gracias a su constancia, profesionalismo y pasión aplicada, logró destacar en su área en el Hospital Hidalgo, siendo enviada desde el 2018 al Hospital de la Mujer donde actualmente se desempeña como jefa de enfermeras.

Con más de 300 enfermeras bajo su cargo, confiesa sentirse orgullosa de pertenecer al sector salud, pues desde niña supo que había nacido con vocación de servicio logrando con el paso de los años alcanzar su sueño. Reconoció que al término de una jornada laboral lo más gratificante es poder observar a las mujeres que se convierten en madres por primera vez o de nueva cuenta, disfrutando de su recién nacido.

Si bien la pandemia ha significado una carga extra de trabajo en donde se tienen que afinar detalles para evitar mayores riesgos a la salud de las pacientes, precisó que de manera constante han recibido capacitaciones y pláticas especiales para que el personal a su mando cumpla estrictamente los protocolos de sanidad. Reyes García agregó que tanto ella como todo el personal de enfermería todos los días dan lo mejor de sí, otorgando trato de calidad y calidez para que las mujeres recién aliviadas, tengan posterior a su paso por el nosocomio, un buen recuerdo de la atención otorgada.

Finalmente, dijo que el compromiso de brindar un servicio de calidad es constante, por lo que hizo extensiva la felicitación para el resto de las enfermeras de las diversas instituciones del sector salud.

“Desde niña supe que quería contribuir a servir, soy orgullosamente enfermera. La satisfacción más grande es poder ayudar a las pacientes y que se conviertan en madres; disfruto mucho mi trabajo”, resaltó.