Por ley es obligatorio que todos los estudiantes de las profesiones presten el servicio social, requisito previo para obtener el título profesional, por lo que deben comprobar ante la institución correspondiente que han cumplido las horas establecidas.

El objetivo es que ofrezcan un apoyo a la  sociedad y al mismo tiempo conozcan lo que es el mundo del trabajo, del que más tarde pasarán a formar parte, por lo que esta actividad se considera que es en beneficio general, al permitirles poner en práctica lo que aprendieron en las aulas y empiecen a insertarse en la vida laboral.

Seguramente que no habrá problema alguno que lo cumplan cuando se les da la oportunidad de aplicar sus conocimientos y valorar la utilidad de la enseñanza recibida, pero no siempre es así al no darles el trato que corresponde o simplemente se les considere en las oficinas como un anexado.

Por un principio lógico, el estudiante busca que el servicio sea en un lugar que vaya de acuerdo a sus estudios, pero en varios casos no le dan oportunidad de ejercerlos al utilizar su presencia para que realice actividades ajenas. Se les destina como “y ve eme” a traer esto, a llevar aquello, a hacer compras o sacar copias. En alguna ocasión una jovencita se quejaba que a veces era recepcionista, edecán o auxiliar de una secretaria, pero como próxima a egresar de la carrera de leyes no tenía acceso a los expedientes, por lo que todo se circunscribía en cumplir las horas previstas en el despacho de abogados.

Como es una labor por convenio con el lugar que lo favorece, no recibe paga alguna por las casi 500 horas que debe acreditar, lo que permite que tengan un empleado gratuito, no obstante que la ley dispone que deben recibir una remuneración y que ésta sea total si es por tiempo completo, cuestión que casi nadie atiende y menos le brindan la oportunidad de que una vez cumplido el término pueda incorporarse a la nómina.

Los hacedores de ensayos no han explorado el tema entre los profesionistas, de cuál fue el aprendizaje y experiencia que les dejó el servicio social, que de hacerlo seguramente se encontrarán con algunas verdades que pueden ayudar a modificar el sentido de esta acción.

El origen del servicio social se remonta a 1929 cuando un grupo de estudiantes de la UNAM le pidió al presidente Emilio Portes Gil que incorporara este servicio como vínculo solidario con la sociedad. El 17 de noviembre de 1942 el Diario Oficial de la Federación publicó la reforma que adicionó el Artículo 5º Constitucional el siguiente párrafo: “Los servicios profesionales de índole social serán obligatorios y retribuidos en los términos de la ley con las excepciones que ésta señale”, que después sería el fundamento para crear la Ley de Profesiones. En 1945 el presidente Manuel Ávila Camacho promulgó la Ley Reglamentaria y que más tarde la adoptaron las instituciones de educación superior, que tiene como objetivos que el alumno estará dispuesto a brindar sus conocimientos en bien de la sociedad y que las universidades propicien el involucramiento de los jóvenes de acuerdo a sus habilidades, además que la comunidad obtenga un beneficio de este programa.

Dependencias gubernamentales y empresas privadas reciben a los estudiantes sin mayores problemas al no haber una relación laboral, sin embargo es necesario crear conciencia en quienes les brindan el espacio para que entiendan cuál es la razón del servicio social y qué espera el alumno de esta etapa, que quede en él una guía que podrá aprovechar cuando se sume al medio laboral, que en esencia es una de las razones para que atienda esta necesidad.

SALVAR VIDAS

La donación de órganos es una necesidad que debe ser atendida por los habitantes en general, al ser el medio principal para que quienes están en espera del trasplante puedan recuperar la razón de vivir.

Este mes ha sido pródigo en este ejemplo, uno fue la donación multiorgánica que tuvo lugar en el Hospital Hidalgo y que benefició a seis pacientes y otro en el mismo nosocomio, también con la participación de médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social, en apoyo de una persona que requería del hígado.

En el Hidalgo se obtuvieron los órganos de un joven que falleció en un accidente, el corazón y el hígado fueron donados a pacientes de la ciudad de México, en tanto las córneas, riñones y huesos, a cuatro personas de Aguascalientes.

Encabezados por el doctor César Villaseñor Colín, coordinador de Trasplantes del Centro Médico Nacional La Raza, del IMSS, y especialistas locales tuvo lugar la intervención quirúrgica, lo que a decir del doctor Villaseñor, el donador “se convierte en un héroe al salvar vidas”, a la vez que alabó el altruismo de los aguascalentenses, que cada vez son más los que participan en esta noble tarea de ser parte de la cultura de donación de órganos.

El compromiso del Centro Médico La Raza es trabajar coordinadamente con el Hidalgo para lograr una mejor calidad de vida a más mexicanos, al utilizar tecnología de punta y un equipo humano de larga experiencia, lo que ha permitido que La Raza sea un Centro de Transplantes Cardiaco de referencia mundial, como lo reconoce la certificación internacional.

Es también una satisfacción para el Miguel Hidalgo ser parte de esta labor, al citar el director general del Hospital, doctor Basilio Romo Velázquez, que hay un equipo médico de una gran calidad profesional, como lo demuestran los especialistas Ednita Castro Rodríguez, Marta Azola Aldaco, Antonio Reyes Acevedo y Juan Manuel Arreola y el coordinador estatal de Trasplantes, Rodolfo Delgadillos, quienes encuentran en la solidaridad de los donantes la oportunidad para varias personas de salir adelante, de manera particular extendió un reconocimiento a la familia del joven fallecido al aceptar ceder los órganos, lo que es un acto plausible

En la otra intervención participaron los médicos Oscar Sánchez Guzmán y Daniel González Mercado, ambos del CM La Raza y al igual que la anterior fue en el Hospital Hidalgo, al extraer el hígado de un donante cadavérico.

El jefe de Nefrología del Hidalgo, Juan Manuel Arreola Guerra, subrayó el compromiso de la administración estatal de recuperar el primer lugar nacional que alguna vez tuvo Aguascalientes en trasplantes de riñón y que sea extensivo a otros órganos, asimismo, aprovechó para hacer un llamado a los habitantes a que participen en este programa, lo que debe inculcarse desde el hogar, la escuela, en los centros de trabajo y de estudio y en cada lugar donde se destaque la importancia de ser parte de esta misión generosa, como es la de permitir que una o varias personas puedan beneficiarse de los órganos de una persona que acaba de fallecer.

TRANSICIÓN DIFÍCIL

Cobrar la gasolina a precios reales va a ser un paso espinoso, ya que no existe un antecedente que permita aceptar a los consumidores que deben pagar ese costo. En España es práctica común que cada día aumente o disminuya el valor y el cual va de acuerdo al vaivén de los precios internacionales del petróleo, lo que seguramente tiene lugar en todos los países de la Unión Europea, en cambio en México por un tiempo se tuvo el mismo precio y hoy que se mueve hay un rechazo general, por lo que podría recurrirse al esquema aplicado en el gobierno de Felipe Calderón, de que aumente cada mes.